EFEBerlín

Alemania anunció este miércoles el regreso desde el 2 de noviembre a las restricciones masivas para atajar la propagación de la segunda ola del coronavirus, con cierres con compensación económica de teatros a gimnasios, de cines a spas y ferias, pero con colegios y comercio abiertos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de los ejecutivos de los 16 "Länder" llegaron a este acuerdo básico, que se prolongará por cuatro semanas desde esa fecha e incluye la reducción a diez personas de dos distintos domicilios las reuniones en espacios privados.

El paquete de restricciones a la vida pública y la actividad económica, denominado "rompeolas", se basa en una propuesta elaborada por el Ministerio de Finanzas que contempla paliar hasta un 75 % las pérdidas que se deriven del cierre de las empresas afectadas y cuenta con una partida especial de 10.000 millones de euros.

"Debemos encontrar una vía para garantizar la salud pública y no llegar a una situación de emergencia nacional", advirtió en una rueda de prensa Merkel.

Es necesario actuar "aquí y ahora" con medidas "duras", añadió la canciller, porque la situación es "muy grave": con el crecimiento exponencial que está registrando la pandemia -la cifra de nuevos contagios diarios se ha duplicado en los últimos siete días- en cuestión de "semanas" el sistema sanitario alemán podría llegar "al límite de su capacidad".

NO ES POSIBLE TRAZAR EL ORIGEN DEL 75 % DE LOS NUEVOS CASOS

"Debemos aplanar de nuevo la curva. La cifra de nuevos contagios debe estabilizarse y volver a bajar para poder rastrear los contagios", indicó Merkel, quien reconoció que actualmente no es posible trazar el origen del 75 % de los nuevos contagios que se detectan.

"Queremos volver a controlar los contagios. Debemos poder trazar los contactos para evitar una propagación descontrolada", afirmó la canciller, quien indicó que en abril fue posible por el "sentido común" y la "solidaridad" de la población.

Las prioridades que subyacen en este acuerdo, añadió la canciller, son económicas y educativas: se ha intentado mantener la "vida económica en lo posible intacta" y mantener abiertos colegios y guarderías, aunque mejorando sus protocolos de higiene y seguridad.

Merkel también indicó que se va a tratar de evitar el aislamiento de las personas mayores que viven en residencias con el empleo masivo de test rápidos entre trabajadores, residentes y visitantes.

Además de los cierres de distintos negocios, principalmente en el ámbito del entretenimiento, el acuerdo recomienda evitar todo viaje no esencial -incluidos los de índole familiar- y prohíbe los desplazamientos turísticos.

Sin embargo, este paquete no alcanza la dureza del decretado en marzo y abril, cuando se paralizó también la vida comercial y educativa, y cuenta con medidas menos estrictas, por ejemplo, los toques de queda que se están aplicando en diferentes países europeos donde también se han disparado los contagios en las últimas semanas.

El acuerdo se alcanzó tras una difícil negociación entre los Länder -los competentes en este ámbito-, pues había distintas sensibilidades derivadas de la diferente incidencia geográfica de la pandemia, y con mediación de Cancillería con el objetivo común de lograr una respuesta unitaria y contundente ante el coronavirus.

La videoconferencia de Merkel con los líderes regionales se produjo quince días después del último encuentro sobre el coronavirus al más alto nivel, en el que apenas se alcanzó un acuerdo vago. Según la canciller, faltaba entonces la "aceptación política" para las restricciones.

MÁXIMO DE NUEVOS CONTAGIOS EN ALEMANIA

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología reportó este miércoles 14.964 nuevos contagios de coronavirus, la mayor cifra registrada en Alemania.

Alemania acumula así 463.157 casos de coronavirus -para una población total de 83,2 millones de habitantes-, de los que 326.707 ya han superado la enfermedad. Además, suma desde marzo 10.284 muertos con o por Covid-19.

La incidencia acumulada media del país en los últimos siete días es de 99,1 contagios por cada 100.000 habitantes, aunque con amplias diferencias regionales. Las principales complicaciones se encuentran en las grandes ciudades. A partir de los 50 contagios, se entra en la categoría de zona de riesgo, según los criterios del RKI.

Juan Palop