EFEEstambul

El ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, declaró este lunes que si Estados Unidos y Turquía no llegan a un acuerdo para crear una zona segura a lo largo de la frontera turco-siria, Ankara lanzará una operación militar en el norte de Siria.

"Si no se establece una zona segura y los terroristas no son expulsados, lanzaremos una operación (militar)", señaló Çavusoglu en una entrevista con el canal público turco TRT.

El ministro aludía a la expulsión de las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), aliadas de Washington en la lucha contra el yihadista Estado Islámico (EI) pero consideradas terroristas por Ankara.

Estas declaraciones del jefe de la diplomacia turca tienen lugar cuando en la capital turca se espera al enviado especial de Estados Unidos para Siria, James Jeffrey, que tiene previsto iniciar hoy una visita de dos días para abordar el tema de la franja fronteriza.

"Los estadounidenses han enviado a (James) Jeffrey y dicen que tienen nuevas propuestas que pondrán hoy sobre la mesa. Necesitamos dar pasos claros en este asunto. Es importante para nuestra seguridad y para la integridad territorial de Siria", subrayó Çavusoglu.

Turquía y Estados Unidos llevan meses discutiendo la posibilidad de crear una zona segura a lo largo de la frontera turco-siria.

La llegada de Jeffrey se produce en un momento de tensión entre Ankara y Washington por la compra por parte de Turquía de un sistema antimisiles S-400 ruso, que Estados Unidos ha criticado por considerarlo incompatible con el sistema de la OTAN y ha amenazado a Ankara con sanciones.

Respecto a este asunto, Çavusoglu defendió la necesidad de su país de adquirir un sistema de defensa para la seguridad nacional y advirtió de que Turquía reaccionará si Estados Unidos impone sanciones.

"Turquía tomará medidas si los Estados Unidos adoptan una actitud hostil hacia ella", señaló el ministro, sin especificar qué tipo de acciones tomaría el Gobierno turco.

Por el momento, Estados Unidos confirmó hace cinco días la suspensión de la venta de cazas F-35 a Turquía como respuesta a la adquisición turca de los S-400 rusos.