EFEParís

La alcaldesa de París y candidata socialista a las presidenciales en 2022, Anne Hidalgo, rechazó este lunes las encuestas, que le dan muy baja intención de voto, y descartó la posibilidad de retirarse en favor del candidato ecologista, Yannick Jadot, como se le ha propuesto.

En una larga entrevista a la emisora France Info, Hidalgo criticó a la prensa que se centra en las encuestas y replicó que "habría que pagar mejor a los periodistas para que vayan sobre el terreno (...) en lugar de comentar sondeos".

Respondía así a una cuestión sobre la sugerencia de la ecologista Sandrine Rousseau para que colabore con la propuesta que lidera Jadot a la vista de que las encuestas solo dan a la alcaldesa de París entre el 4 % y el 7 % de la intención de voto, mientras que a él le atribuyen más del 8 %.

"Gracias Sandrine, pero no lo haré en esas condiciones", subrayó Hidalgo, que dijo que su candidatura representa a una tradición socialista y que en caso de ganar las presidenciales gobernaría también con otros "progresistas y ecologistas", pero le parece "difícil" hacerlo con el líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon "teniendo en cuenta las propuestas que defiende ahora".

En la entrevista, precisó algunas de las propuestas que presentó el sábado en el acto de investidura organizado por su partido en Lille, rodeada por algunos barones como la alcaldesa de esa ciudad, la exministra Martine Aubry y el antiguo primer ministro Bernard Cazeneuve.

Señaló que doblará el sueldo de los profesores a lo largo de la carrera profesional y que en primer lugar lo que pretende es aumentar el sueldo de los profesores cuando empiezan de los 1.700 euros mensuales netos actualmente a 2.300. Al final de la carrera, pasarían a ganar 4.000 euros mensuales.

Más allá del caso concreto de los profesores, afirmó que en caso de llegar al Elíseo pondría en marcha negociaciones salariales entre los interlocutores sociales para conseguir "una revalorización masiva, de al menos entre el 10 % y el 15 ", de unos 150 euros.

En cuanto a la idea de crear un "impuesto sobre la fortuna climático", el objetivo es la creación de un fondo con el dinero obtenido para "financiar la transición ecológica" y permitir, por ejemplo, que las familias con menos recursos puedan comprarse un vehículo eléctrico.

Reconoció que un impuesto sobre la fortuna, que suprimió al comienzo de su mandato el actual presidente francés, Emmanuel Macron, no bastará para financiar la transición ecológica.