EFEMoscú

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, abordó hoy por separado con sus homólogos de Azerbaiyán y Armenia la implementación del alto el fuego humanitario en Nagorno Karabaj, que no se ha cumplido en ninguno de los dos recientes intentos pactados por las dos partes enfrentadas.

"Durante las conversaciones, se abordaron temas urgentes relacionados con la implementación de los acuerdos previamente alcanzados para un alto el fuego en la zona de conflicto en Nagorno Karabaj y la creación de condiciones para una solución sostenible", explicó el Ministerio de Exteriores ruso en un escueto comunicado.

El viaje de los ministros de Armenia, Zohrab Mnatsakanián, y de su homólogo azerbaiyano, Jeihun Bayrámov, no había sido anunciado con antelación por Rusia, que intenta salvar la tregua con intensos contactos diplomáticos en los últimos días.

Fue Ereván primero y después Bakú quienes confirmaron los viajes de sus respectivos jefes de la diplomacia a Moscú, visita que se produce solo dos días antes de que ambos vuelen a Washington para reunirse con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

De momento se desconoce el formato de ese encuentro, pero Armenia ha adelantado que por ahora no se prevé una reunión trilateral.

Tanto Rusia como EEUU forman parte, junto con Francia, del trío de copresidentes del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) para el arreglo del conflicto en Nagorno Karabaj.

El Grupo de Minsk ya se ha reunido tanto con Mnatsakanián, en Moscú, como con Bayrámov, en Ginebra, pero por ahora no ha sido posible consolidar un alto el fuego en la zona de conflicto.

El primer intento se produjo la madrugada del 10 de octubre con la mediación de Rusia y el segundo el sábado pasado, pero ninguno de los dos acuerdos perduró ni 24 horas.

Si en las negociaciones sobre el primer alto el fuego Lavrov aún consiguió reunir en torno a una misma mesa a Mnatsakanián y a Bayrámov, hoy los encuentros han sido por separado.

La guerra en el enclave separatista se reanudó de nuevo el pasado 27 de septiembre y desde entonces no ha habido descanso sobre el terreno durante el conflicto armado más grave en Karabaj desde el que estalló antes de la disolución de la Unión Soviética.

Actualmente se libran batallas intensas sobre todo en el frente sur, pero también en el flanco norte.

Bakú asegura haber recuperado ya el control de Hadrut y Fizulí, así como de Zanguilán, pero Armenia niega que el Ejército azerbaiyano esté avanzando tanto como asegura el presidente azerí, Ilham Alíev, quien el martes anunció la recuperación de 25 poblaciones que estaban ocupadas por las tropas armenias al sur del Karabaj.

"Ni una sola localidad poblada tiene un puesto de control azerbaiyano", dijo este miércoles el portavoz del Ministerio de Defensa armenio, Arsrun Ovannisián.

La guerra ha causado la muerte de 63 civiles en el lado Azerbaiyano, según la Fiscalía General, que no informa de las bajas en las filas del Ejército.

Según las autoridades karabajíes, 772 soldados del Ejército local han perdido la vida desde el pasado 27 de septiembre.