EFEWashington

El secretario estadounidense de Estado, Antony Blinken, acordó este martes con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, reunirse el viernes en Ginebra, en un intento de reducir la tensión sobre Ucrania y de continuar con la vía diplomática.

Ambos mantuvieron este martes una llamada telefónica en la que valoraron los encuentros celebrados la semana pasada entre Rusia, EE.UU. y los aliados de Washington sobre la crisis en Ucrania, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

Blinken reiteró a Lavrov el compromiso "inquebrantable" de EE.UU. con la soberanía e integridad territorial de Ucrania, y subrayó que cualquier discusión sobre la seguridad en Europa debe incluir a los aliados de la OTAN y los socios europeos, entre ellos Kiev.

Una alta funcionaria del Departamento de Estado explicó en una rueda de prensa telefónica que durante su conversación ambos responsables consideraron que sería "útil" reunirse en persona, aprovechando el viaje de Blinken esta semana a Kiev y Berlín, así que decidieron verse en Ginebra.

Blinken viajará este mismo martes a Ucrania, donde se reunirá este miércoles con el presidente de ese país, Volodímir Zelenski, y con el ministro de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, para tratar la amenaza rusa.

Un día después, el jefe de la diplomacia estadounidense se trasladará a Berlín para entrevistarse con su homóloga alemana, Annalena Baerbock, con quien abordará las opciones sobre la mesa para responder a un hipotético avance por parte de Rusia en Ucrania.

A la reunión con Baerbock le seguirá otra en la que, además de los máximos representantes diplomáticos de EE.UU. y Alemania, estarán los de Reino Unido y Francia.

La funcionaria estadounidense indicó que la reunión del viernes entre Blinken y Lavrov en Ginebra es "una oportunidad" para que EE.UU. comparta sus grandes preocupaciones con Rusia sobre la situación en Ucrania, y de encontrar puntos comunes para continuar la vía diplomática.

La semana pasada se celebraron una serie de reuniones en la ciudad suiza, Bruselas y Viena entre representantes rusos y estadounidenses, así como de la OTAN y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Todos estos contactos diplomáticos arrojaron escasos resultados, en un momento en que EE.UU. y sus aliados consideran que existe un riesgo inminente de invasión de Ucrania por parte de Rusia, cuyas tropas se han ido posicionando durante las pasadas semanas en la frontera con ese país.

El viernes, Washington acusó a Moscú de intentar orquestar un falso ataque contra las tropas rusas para crear un pretexto con el fin de invadir o entrar en Ucrania.

Por su parte, el Gobierno ruso confirmó la llamada en un comunicado -en el que matizó que se produjo a petición estadounidense- y puntualizó que Lavrov urgió a Blinken a "no replicar la especulación sobre una supuesta agresión rusa inminente y a forzar a las autoridades ucranianas a implementar la totalidad de los acuerdos de Minsk".