EFEBruselas

La Comisión Europea (CE) presentó este jueves su plan de acción para reforzar la lucha contra la desinformación, un área en la que quiere controlar más de cerca las plataformas sociales en lugar de permitir que ellas sean las únicas que "se vigilen a sí mismas" para atajar este fenómeno.

Las propuestas forman parte del llamado Plan de Acción para la Democracia Europea, que dio a conocer la vicepresidenta de la Comisión Vera Jourová e incluye también las líneas maestras de la futura legislación comunitaria sobre la transparencia de las campañas políticas y la financiación de partidos europeos, entre otras propuestas.

"No es un plan ideológico; no es de izquierdas ni de derechas. Pretende hacer que las reglas del contexto político sean más justas para todo el mundo que quiera participar en él", afirmó Jourová este jueves en una rueda de prensa.

DE LA AUTORREGULACIÓN A LA CORREGULACIÓN

En su plan, que no recoge aún propuestas específicas sino líneas en las que quieren concentrarse, la Comisión plantea dejar atrás la estrategia que se ha aplicado hasta ahora en contacto con las plataformas digitales en materia de desinformación, que suponía permitir que estas compañías "se vigilaran a sí mismas con sus propios criterios".

"La era de los 'acuerdos entre caballeros' ha llegado a su final", resumió Jourová.

"Debemos dejar de ser inocentes. Hemos visto que este enfoque no es lo suficientemente bueno, por lo que estamos avanzando de la autorregulación a la corregulación", señalan fuentes europeas, aunque recuerdan también que "la desinformación no es un delito en sí mismo" y no se puede retirar de las plataformas como sí sucede con mensajes que contengan un discurso de odio.

"Lo que tenemos que hacer es asegurar que haya otras fuentes de información y que el ciudadano sea libre para elegir y sacar sus propias conclusiones. Por eso necesitamos estándares en transparencia y rendición de cuentas”, recalcan estas fuentes.

La intención de Bruselas es reducir los incentivos económicos a estas prácticas y que sea "costoso" para una plataforma como Facebook mantener un modelo de negocio en el que quepa la propagación de contenido falso o sensacionalista.

En concreto, se reforzaría el actual código de prácticas en esta materia con "guías claras" sobre cómo deben actuar las plataformas para dar un impulso a su lucha contra la desinformación, y se añadiría un sistema, que hasta ahora no existía, para que la Comisión vigile cómo se están implementando estas medidas.

Este plan de acción llega a menos de una semana de que Bruselas presente su esperada propuesta sobre la regulación de los servicios y mercados digitales, que previsiblemente introduciría una mayor rendición de cuentas sobre cómo plataformas como Facebook, Twitter o Youtube distribuyen contenidos y publicidad y el funcionamiento de sus algoritmos.

EXPERTOS: EL CAMINO ES EL CORRECTO, FALTA CONCRECIÓN

Expertos en transparencia y desinformación advierten de que, pese a que el marco legal que plantea hoy la Comisión va por el camino correcto, será el contenido final de la propuesta sobre desinformación, que se espera para la primavera de 2021, lo que determinará si Bruselas es realmente ambiciosa a la hora de atajar la expansión de este fenómeno.

"La propuesta menciona transparencia, menciona rendición de cuentas, pero no los detalles que se van a proponer. ¿Pedirán que esta información se comparta con los usuarios? Podría ser solo transparencia con expertos o instituciones. Este es el auténtico campo de batalla de los próximos tres meses: si va a ser un nuevo estándar o se queda en nada", dijo a Efe Luca Nicotra, responsable de campañas de Avaaz, un movimiento web global que se dedica a "llevar la política impulsada por las personas a la toma de decisiones".

Máxime cuando, según recuerda este analista, la pandemia de coronavirus entrará a principios de 2021 en una fase nueva, la de la vacunación en masa de la población. "Después de las elecciones de Estados Unidos, el siguiente campo de batalla de la desinformación será la vacuna contra el coronavirus", predice Nicotra.

MÁS TRANSPARENCIA EN LA FINANCIACIÓN DE CAMPAÑAS Y PARTIDOS POLÍTICOS

En lo que se refiere a los procesos electorales, Bruselas planea presentar en el tercer trimestre de 2021 una propuesta sobre la transparencia de la publicidad política de los partidos europeos, un asunto que, reconocen fuentes comunitarias, ya era un problema antes de las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019.

Bruselas ha observado que las campañas en internet siguen rigiéndose por normas de la era analógica y su mensaje de cara al futuro es claro: todo el mundo debe saber por qué está viendo un anuncio, quién lo paga y cuánto ha pagado, y por qué ellos son el público objetivo de ese anuncio.

"No queremos que las elecciones sean una competición de métodos sucios. Ya vimos suficiente con el escándalo de Cambridge Analytica y el referéndum del Brexit", señaló Jourová.

La Comisión también quiere reformar el actual reglamento sobre el estatuto de los partidos políticos europeos, que data de 2014, para introducir más claridad sobre las normas de financiación de las formaciones, en concreto las de la financiación extranjera.

El plan de acción también recoge la promesa de presentar durante 2021 medidas para apoyar la pluralidad mediática, con la creación de un proyecto para monitorizar e introducir más transparencia sobre quiénes son los dueños de los medios de comunicación y quién paga la publicidad en medios, y una iniciativa para proteger a los periodistas de demandas indebidas y abusivas.