EFEBruselas

La Comisión Europea (CE) propuso este miércoles una serie de medidas, incluido un procedimiento simplificado y más rápido para la devolución de los migrantes, con el objetivo de aliviar la situación en la frontera entre Bielorrusia y la Unión Europea.

Las medidas, incluidas en una propuesta para responder a la presión de los flujos migratorios en Polonia, Lituania y Letonia, son de naturaleza "extraordinaria y excepcional" y se aplicarán durante un periodo de seis meses, indicó la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson.

Aunque la situación en la frontera con Bielorrusia "está desescalando", la comisaria indicó que no se puede "bajar la guardia" porque no se sabe "cuáles pueden ser los próximos pasos" del régimen de Alexander Lukashenko.

Las medidas propuestas incluyen un procedimiento de gestión de asilo y migración de emergencia en las fronteras exteriores.

En particular, permitirá a las autoridades de Polonia, Lituania y Letonia ampliar el período de registro para las solicitudes de asilo a 4 semanas, en lugar de los actuales 3 a 10 días.

Esos periodos tan cortos de ahora "pueden ser difíciles en las actuales circunstancias", indicó la comisaria.

También podrán aplicar el procedimiento de asilo en la frontera para procesar todas las solicitudes, incluidos los recursos, en un plazo máximo de 16 semanas, salvo en el caso de personas que sufran problemas de salud particulares.

Por otra parte, los Estados miembros afectados podrán aplicar procedimientos nacionales simplificados y más rápidos, incluso para el retorno de personas cuyas solicitudes de protección internacional hayan sido rechazadas en este contexto.

Todos los procedimientos deberán respetar los derechos fundamentales y las garantías específicas previstas por la legislación de la UE, incluida la atención médica de emergencia y las necesidades de las personas vulnerables, indicó la CE.

Por otra parte, los Estados miembros deberán garantizar una estrecha cooperación con el ACNUR y las organizaciones asociadas pertinentes para ayudar a las personas en esta situación de emergencia a recibir la asistencia humanitaria necesaria.

La propuesta, sobre la que se consultará a la Eurocámara, deberá ser adoptada por el Consejo (países de la UE) para poder entrar en vigor.

El vicepresidente comunitario Margaritis Schinas indicó en rueda de prensa que la propuesta pretende garantizar un "marco legal más flexible", preservando el derecho de los migrantes a solicitar el asilo, el principio de no proceder a devoluciones en grupo, así como el respeto de los derechos fundamentales.

En principio las medidas se aplicarán por un período de 6 meses, que podrá ser prorrogado o derogado, a los ciudadanos de terceros países que después de haber entrado irregularmente en la UE desde Bielorrusia se encuentren en las proximidades de la frontera o aquellos que se presenten en los pasos fronterizos.