EFEBruselas

Bulgaria pidió este viernes a Moscú que respete el hecho de que es miembro de la OTAN, después de que Rusia exigiera la retirada de tropas extranjeras de ese país y de Rumanía para evitar la expansión de la Alianza y el emplazamiento de armas ofensivas cerca de sus fronteras.

"Los territorios nacionales de los miembros de la OTAN son también territorios de la Alianza. Las fuerzas armadas de los Aliados son también fuerzas armadas de la OTAN. El Tratado de Washington no prevé una 'segunda categoría' de aliados ni una defensa colectiva selectiva/limitada", advirtió en Twitter la delegación búlgara ante la OTAN.

Sofía llamó a Moscú a respetar "la elección explícita de política exterior de Bulgaria para ser miembro de la OTAN" y reclamó que Rusia mantenga "un diálogo constructivo con la Alianza en el Consejo OTAN-Rusia, dirigido a un futuro con una Europa más unida y segura, basada en el Estado de derecho y la estricta implementación de los compromisos internacionales".

"La crisis actual en la arquitectura de seguridad europea y la crisis en y alrededor de Ucrania debe resolverse a través de la diplomacia y el diálogo", agregó la diplomacia búlgara.

El mensaje de Sofía ha sido difundido después de que el Ministerio de Exteriores de Rusia reclamara este viernes "la retirada de las fuerzas extranjeras, equipamiento bélico, armamento (...) con el objetivo de retornar al estado existente en 1997 en los países que no eran miembros de la OTAN en aquel momento. Entre ellos están Bulgaria y Rumanía".

En los últimos años, Rusia ha acusado a la OTAN de incrementar su presencia militar y el despliegue de armamento cerca de sus fronteras, desde los tres países bálticos -Lituania, Letonia y Estonia- hasta Polonia, Rumanía y Bulgaria, elementos estratégicos que Moscú considera una amenaza directa para su seguridad.

Igualmente, Rusia ha pedido a la Alianza Atlántica garantías de que nunca incorporará como miembro a Ucrania, en cuya frontera está acumulando miles de tropas.

En este contexto, la OTAN está considerando incrementar los despliegues de tropas de la OTAN en la parte este de la Alianza, mientras que diversos aliados están ha proponiendo nuevas contribuciones.

España ha adelantado el envío de la fragata "Blas de Lezo" al mar Negro, hacia donde partió también hace dos días el cazaminas "Meteoro", y valora participar en el despliegue aéreo de la Alianza en Bulgaria.

Por su parte, el Gobierno de Países Bajos ha ofrecido una "contribución adicional" para fortalecer la defensa de la OTAN debido a la "preocupante acumulación" de tropas rusas en la frontera con Ucrania, con el despliegue de dos aviones de combate F-35 en Bulgaria y varias unidades terrestres.

Además, Dinamarca ofreció esta semana aviones de combate adicionales para la misión de vigilancia aérea de la OTAN en los Estados bálticos.