EFEBeirut

El barrio beirutí donde el jueves se produjeron fuertes choques armados después de que un grupo de francotiradores atacase a manifestantes de partidos chiíes amaneció hoy en medio de una tensa calma, mientras que el número de muertos en el estallido de violencia se eleva ya a siete.

Una fuente militar que pidió el anonimato explicó a Efe que una séptima persona falleció en las últimas horas a causa de las lesiones sufridas ayer en el área de Tayoune, donde un día después de los disturbios que dejaron más de una treintena de heridos, según datos la Cruz Roja libanesa, apenas hay transeúntes entre los cristales rotos y las paredes agujereadas por las balas.

De acuerdo con la fuente, desde anoche el Ejército no ha vuelto a perpetrar más arrestos en relación con los hechos, por lo que solo nueve personas permanecen bajo custodia de las fuerzas de seguridad mientras algunas otras están siendo "investigadas" para esclarecer su posible participación en la violencia.

Francotiradores apostados en los tejados del barrio capitalino de Tayoune atacaron ayer a un grupo de manifestantes cuando se dirigían a una protesta convocada por las formaciones chiíes Amal y Hizbulá para pedir la destitución del juez que investiga la explosión ocurrida en 2020 en Beirut.

El tiroteo desencadenó fuertes enfrentamientos entre hombres armados chiíes y otros a los que Amal y Hizbulá han acusado de estar vinculados a las Fuerzas Libanesas, el segundo bloque cristiano del Parlamento y una antigua milicia que operó durante la guerra civil libanesa (1975-1990).

Ambas formaciones chiíes se oponen a que el magistrado Tarek Bitar, al que no consideran imparcial y "politizado", continúe al frente de la pesquisa sobre la deflagración que en agosto del año pasado causó más de 200 muertos y 6.500 heridos en la capital del país mediterráneo.

Varios exministros y legisladores de Amal son sospechosos o están imputados por negligencia en el caso y han presentado una serie de demandas contra Bitar que ya han obligado a suspender la investigación dos veces en las últimas semanas.