EFEKabul

La que sería la primera reunión entre los talibanes y representantes de Kabul para abordar el proceso de paz, junto a una delegación de EE. UU., desde hoy y hasta el domingo, se canceló luego de que Catar rechazara la lista de 250 participantes sugerida por el Gobierno afgano, informaron hoy fuentes oficiales.

"Después de que el Gobierno de Catar no aceptó nuestra demanda legítima (lista de participantes), el Gobierno de Catar canceló la conferencia de Doha", informó en una declaración a primera hora del viernes el palacio presidencial afgano.

El Gobierno afgano preparó, dijo, a través de un comité no gubernamental una lista de 250 participantes que incluía a "todos los movimientos políticos, sociales, y clases de la sociedad" para asistir a Doha.

Sin embargo, Catar, anfitrión de la conferencia, formuló su propia versión de la lista de participantes, una que, según el gobierno afgano, era "no inclusiva" y no representaba a la sociedad afgana.

"Después de que se hicieron los preparativos para el viaje de la delegación, irónicamente, anoche se recibió desde Catar una nueva lista desequilibrada y no inclusiva que, en cierto modo, era deshonrosa para la voluntad y la decisión de la nación afgana", aseguró el palacio presidencial.

Líderes políticos, tras reunirse con el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, insistieron en solicitar al Gobierno catarí que aceptase la delegación elegida inicialmente por Kabul, sin embargó, Catar no aceptó, asegura el comunicado.

Una lista de 250 participantes, 52 de ellos mujeres, fue anunciada el miércoles como la delegación que asistiría en nombre del Gobierno afgano a la conferencia de Doha.

La lista, que incluía a funcionarios gubernamentales, representantes de partidos políticos y casi todos los movimientos sociales, fue criticada por los talibanes y varios opositores por ser demasiado extensa, razón por la que los insurgentes se burlaron de ella comparándola con las invitaciones de una fiesta de bodas.

El expresidente afgano Hamid Karzai, que encabezó la delegación afgana en un diálogo anterior celebrado en Moscú, aseguró en un comunicado que la conferencia de Doha se "retrasó, por ahora" y que no fue cancelada.

"El pueblo afgano mantendrá pronto una reunión para tomar medidas estables para la paz", dijo.

Esta sería la primera oportunidad para que representantes del Gobierno y los talibanes conversaran directamente en un diálogo sobre la paz afgana, después de meses de esfuerzos de Estados Unidos para persuadir a los insurgentes de reunirse con una delegación de Kabul.

"Estoy decepcionado de que la iniciativa intraafgana de Catar se haya retrasado", indicó en Twitter el enviado especial de Estados Unidos para la paz de Afganistán, Zalmay Khalilzad, quien aseguró que se encuentra en comunicación con todas las delegaciones para alentarles a mantener las conversaciones.

El enviado, que ha liderado las conversaciones entre Estados Unidos y los talibanes durante meses, instó a las partes "a aprovechar el momento y volver a encarrilar las cosas al aceptar una lista de participantes que hable por todos los afganos".