EFELondres

A partir de este viernes, casi seis millones de británicos tendrán que vivir bajo estrictas medidas restrictivas para contener la propagación de la covid-19, al entrar en vigor las reglas en Gales y en áreas del norte de Inglaterra.

La zona metropolitana de Manchester, donde viven 2,8 millones de personas, pasó esta madrugada al nivel más alto de riesgo -el 3-, como ya lo están Liverpool y Lancashire, en el norte de Inglaterra, mientras a partir de las 17.00 GMT de hoy Gales, con 3,1 millones de habitantes, empezará un confinamiento de 17 días.

El Reino Unido registró el jueves 21.242 nuevos contagios de coronavirus y otras 189 muertes.

Desde este sábado, South Yorkshire (norte de Inglaterra) también pasará al nivel de riesgo 3, lo que implica que los "pubs" y bares deberán cerrar a menos que sirvan comida, así como casinos, salas de bingo y otros lugares de entretenimiento, mientras que no podrán reunirse las personas que no vivan bajo el mismo techo.

El Gobierno británico anunció ayer un incremento de las ayudas a las empresas en riesgo de quiebra por las restricciones derivadas de la pandemia.