EFESídney (Australia)

Centenares de personas protestaron este viernes para pedir el fin del confinamiento en la ciudad de Melbourne, la segunda ciudad más poblada de Australia, en cuarentena desde hace casi tres meses y medio por un rebrote de la covid-19.

Entre 200 y 300 personas acudieron a la protesta, que la Policía del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, trató de dispersar con gas pimienta, informa la cadena pública ABC.

Dieciséis manifestantes fueron detenidos y 61 multados por no llevar mascarillas, contravenir las normas sobre reuniones públicas, viajar a más de 25 kilómetros de sus casas o agredir a agentes del orden público, señaló a Efe Adam West, de la Policía de Victoria.

"Tres agentes resultaron heridos durante la manifestación y uno de ellos fue llevado al hospital por precaución", añadió West.

Imágenes retransmitidas por el canal 9 mostraban como uno de los manifestantes agredía con una pancarta a agentes de la Policía montada, mientras otras personas en la calle gritaban "liberen a Victoria", epicentro de la segunda ola de la covid-19 en Australia.

El Gobierno regional informó hoy de una sola nueva infección de la covid-19 y se espera que el domingo anuncie el levantamiento de nuevas medidas de restricción social impuestas durante el rebrote tras aparentemente controlar la propagación del virus.

Con las medidas actuales, los alrededor de 5 millones de habitantes de Melbourne pueden viajar hasta un ratio de 25 kilómetros de sus hogares y no pueden reunirse en grupos de más de diez personas, mientras que la reapertura de negocios es parcial.

Melbourne fue confinada el pasado 9 de julio a raíz del rebrote originado supuestamente por el incumplimiento de las normas en los centros de cuarentena para viajeros procedentes del extranjero, medidas que se endurecieron a principios de agosto y desde este mes se van relajando en función de la remisión de la covid-19.

Victoria, en el sur de Australia, registra 20.333 infecciones, de las 27.466 que acumula el país desde el inicio de la pandemia, y 817 muertos del total de 905 fallecidos.