EFEPekín

China aseguró hoy que el llamamiento de EEUU al mundo para que respalde la participación "robusta y significativa" de Taiwán en el sistema de la ONU supone "la mayor amenaza para la paz y la estabilidad en el Estrecho" de Formosa.

"China se opone firmemente a los últimos comentarios realizados al respecto por el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y ha presentado una queja formal al respecto", afirmó hoy en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Zhao Lijian.

El martes, Blinken animó a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas a que se unan a Washington "en el respaldo a la participación sólida y significativa por parte de Taiwán en todo el sistema de la ONU y la comunidad internacional".

Blinken sostuvo que Taiwán se ha convertido en una "historia de éxito democrático" y en un "valioso socio" y "amigo de confianza" de EE.UU.

Sus declaraciones se producen poco después del 50º aniversario de la incorporación de la República Popular China a la ONU, lo que implicó que Taiwán se quedara fuera de esa y otras organizaciones internacionales ante las presiones chinas.

"Que Estados Unidos apoye a los secesionistas taiwaneses a que busquen 'espacio internacional' en su camino a la 'independencia' es la mayor amenaza a la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán", dijo la Embajada china en Estados Unidos en un comunicado.

El comunicado agregó que "Estados Unidos no puede desafiar y distorsionar el principio de 'una sola China'", bajo el cual Washington reconoció a Pekín como el único Gobierno chino con el entendimiento de que Taiwán tendría un futuro en paz.

Al margen de eso, Estados Unidos mantiene lazos extraoficiales con Taiwán y suministra recursos de defensa a la isla.

China, por su parte, insiste en "reunificar" la República Popular con la isla, que se gobierna de manera autónoma desde que los nacionalistas del Kuomintang (KMT) se replegaran allí en 1949 tras perder la guerra civil contra los comunistas y continuaran con el régimen de la República de China, que culminó con la transición a la democracia en la década de 1990.

Pero desde entonces han tomado fuerza las voces que reclaman declarar la independencia de Taiwán como estado soberano.

Esto irrita en Pekín, cuya retórica no ha dejado de inflamarse desde el acceso al poder de la actual presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, en 2016, e insiste en que "la reunificación se conseguirá".

Tsai agradeció el martes las palabras de Blinken en Twitter y aseguró que la isla seguirá "trabajando con sus socios para superar las dificultades que afronta la comunidad internacional".

La tensión entre EEUU y China a cuenta de la isla se ha elevado en las últimas semanas a raíz de las últimas incursiones aéreas chinas cerca de Taiwán y de las informaciones de que Washington tiene destinado a un pequeño contingente de militares allí desde hace al menos un año para entrenar a las fuerzas locales.