EFEDakar

China y África clausuraron hoy en Dakar la octava conferencia ministerial del Foro de Cooperación China-África (FOCAC), en la que acordaron reforzar sus lazos en los próximos años en asuntos como la pandemia de covid-19, el comercio o la lucha contra la crisis climática.

"China será siempre el socio más sincero, fiable y a largo plazo de África", declaró en la rueda de prensa de clausura Wang Yi, consejero de Estado y ministro de Asuntos Exteriores de China, junto a la ministra de Asuntos Exteriores de Senegal, el país anfitrión, Aïssata Tall Sall.

"Estoy seguro de que sobre la dirección estratégica de nuestros dirigentes y gracias al compromiso común de todos podremos ciertamente ofrecer unos segundos veinte años dorados de nuestro foro y lograr más éxito en la construcción de una comunidad del futuro chinoafricana", agregó Wang.

Por su parte, Sall destaco que "la cooperación entre China y África es una cooperación dinámica, querida y aceptada por el conjunto de nuestros Estados y compartida también por nuestros pueblos respectivos".

Esta conferencia ministerial del FOCAC, la cuarta que se ha celebrado en el continente africano, es un mecanismo de diálogo entre China -primer socio comercial del continente africano- y África, que se inició en Pekín en el año 2000.

Según Wang, los principales puntos de consenso tras la reunión se resumen en cinco: reforzar los lazos de amistad y de cooperación pragmática, la solidaridad para vencer a la covid-19, prestar una particular atención a las necesidades de desarrollo urgentes de los países africanos, aumentar la representación de África en el ámbito internacional y construir una comunidad del futuro chinoafricana.

Sobre la pandemia, el presidente chino, Xi Jinping, prometió ayer, lunes, en su discurso virtual de inauguración, mil millones de dosis adicionales de vacunas contra la covid-19 para que la Unión Africana (UA) cumpla su objetivo de vacunar al 60 % de su población en 2022.

Igualmente, Xi anunció nueve programas conjuntos para buscar un mayor crecimiento de la inversión china en el continente y un aumento de los intercambios comerciales, sin dejar de lado la salud, el bienestar de las poblaciones africanas, el desarrollo "verde", la economía digital o el refuerzo de capacidades, entre otros.

Así, defendió el impulso a la exportación de productos agrícolas africanos a China, la ampliación de artículos exentos de impuestos aduaneros y un programa de financiación para animar a las empresas privadas chinas a invertir en África.

Además, anunció que cancelará las deudas pendientes relacionadas con los préstamos intergubernamentales sin intereses que vencen a finales de 2021 de los países menos desarrollados de África.

MÁS REPRESENTACIÓN INTERNACIONAL DE ÁFRICA

Por otro lado, China prometió prestar su "firme" apoyo para "aumentar la representación y el derecho a la palabra de los países en desarrollo en los asuntos internacionales", oponiéndose "a toda práctica de sanción unilateral" y a la injerencia en los asuntos internos y las discriminaciones raciales, declaró Wang.

En los dos días que ha durado esta cumbre, los países participantes han adoptado cuatro documentos, la cifra más numerosa en la historia del FOCAC y que, según el ministro chino de Asuntos Exteriores, demuestran la "fuerte voluntad de China y África de afrontar los retos para el desarrollo".

Entre estos documentos sobresale la "Visión 2035 de la Cooperación China-África" refleja la aspiración del país asiático de aumentar de los 207.000 millones de dólares de intercambios financieros chino-africanos de los primeros diez meses de 2021 a los 300.000 millones de dólares para el año 2035.

Igualmente, África y China firmaron una declaración sobre cooperación en lucha contra el cambio climático, pese a que el gigante asiático es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo.

Según ese documento, el gigante asiático invertirá en proyectos de bajas emisiones de carbono, industria "verde" y promoverá el uso de la alta tecnología -incluidas la aeronáutica y espacial- para la vigilancia, prevención y atenuación de las catástrofes medioambientales en África.

El conjunto de medidas acordadas por ambas partes reflejó el interés de China en afianzarse aún más en el continente africano y, como indicó el lema de la conferencia, "profundizar la asociación chino-africana y promover el desarrollo sostenible para construir una comunidad compartida China-África del futuro en la nueva era".

Desde su creación, el FOCAC ha ganado importancia hasta convertirse en un evento prioritario que acoge a delegaciones de alto nivel de todos los países africanos, a excepción de Esuatini (antigua Suazilandia), que mantiene lazos con Taiwán y no con China.

María Rodríguez