EFEDacca

La líder opositora y ex primera ministra bangladeshí Khaleda Zía fue condenada hoy a siete años de cárcel al ser encontrada culpable de cargos de corrupción, una sentencia que se suma a otra pena de cinco años de prisión que está cumpliendo también por corrupción.

"El tribunal condenó a Begum Khaleda Zía a siete años de prisión y la multó con un millón de takas (unos 11.930 dólares) y una pena extra de cárcel en caso de no pagar la multa", anunció en una corte especial de Dacca el abogado de la acusación, Mosharraf Hossain Kajol.

Zía, de 73 años, fue trasladada a principios de mes a un hospital desde la cárcel en la que cumple la sentencia a la que fue condenada en febrero pasado, sin que se haya informado de las razones, y no ha estado presente en el nuevo juicio.

La ex primera ministra fue juzgada junto a otras tres personas por irregularidades en la recaudación de 375.000 dólares para el Fondo de Orfandad Zía, creado para financiar un orfanato.

Los otros tres acusados recibieron la misma pena que la líder opositora, de acuerdo con el letrado Kajol, que representa a la Comisión Anticorrupción de Bangladesh (ACC).

La ACC había registrado un caso por corrupción contra Zía en abril de 2011.

El abogado de Zía, Sanaullah Miah, afirmó a Efe que la decisión sobre cómo proceder a partir de ahora será tomada por el partido de la política, el Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP).

El mismo órgano judicial de Dacca había sentenciado a Zía por el fraude de unos 200.000 dólares también a través del Fondo de Orfandad Zía.

La mujer que gobernó el país en dos ocasiones (1991-1996 y 2001-2006) ha defendido reiteradamente su inocencia y ha asegurado de que se trata de una causa política orquestada por el Gobierno de su enemiga declarada Sheikh Hasina.

Pese a haber permanecido en prisión domiciliaria en varias ocasiones y tener actualmente 13 causas abiertas en su contra por corrupción, violencia y sedición, esta es la segunda condena contra la líder del BNP.

Bangladesh celebrará elecciones generales antes del 5 de enero, en una fecha todavía por determinar.

El BNP, ausente actualmente del Parlamento, boicoteó las últimas elecciones generales de enero de 2014, después de que la gobernante Hasina, de la Liga Awami, suprimiese la modalidad de gobierno interino que en las últimas décadas se había utilizado en el país para supervisar periodos electorales.

El BNP y la Liga Awami, partidos herederos de sendas figuras centrales de la guerra de 1971 en la que Bangladesh (entonces Pakistán Oriental) se independizó de Pakistán, se han alternado en el poder en el polarizado país en los últimos 25 años con la salvedad de un breve periodo de tutelaje militar.