EFELisboa

Un abogado de Lisboa y un economista de Oporto. El socialista António Costa y el conservador Rui Rio, con perfiles diferentes pero trayectorias similares, se lo juegan todo este domingo para quedarse con São Bento, la residencia del primer ministro de Portugal.

Tras una primera batalla en 2019 que acabó con la victoria de Costa, los líderes de las dos mayores familias de la política portuguesa, la socialista y la socialdemócrata, se vuelven a enfrentar en un duelo que se anticipa mucho más reñido.

Son de la misma generación -Costa tiene 60 años, Rio 64-, acumulan décadas en la política y fueron los alcaldes estrella de sus ciudades natales, pero proceden de familias con orígenes diferentes y desarrollaron su vida profesional en sentidos opuestos.

COSTA: LA IZQUIERDA DE LISBOA

El actual primer ministro nació en Lisboa, en una familia que militaba activamente contra la dictadura de António de Oliveira Salazar: su padre era un escritor comunista con orígenes en la excolonia de Goa (India) y su madre una periodista y sindicalista.

Costa se interesó por la política desde joven pero se decantó por un camino diferente al de su padre y se unió a las juventudes socialistas a los 14 años, cuando ya pegaba carteles.

Años después decidió matricularse en la Facultad de Derecho, donde dirigía la asociación de estudiantes, y llegó a unirse al despacho de abogados del expresidente Jorge Sampaio.

RIO: LA EDUCACIÓN RIGUROSA EN OPORTO

Rio nació en una familia de clase media de la principal ciudad del norte, Oporto.

Su padre, un comerciante seducido por su paso por la Europa central, lo matriculó desde los cuatro años en el Colegio Alemán con el objetivo de que recibiese la educación rigurosa que necesitaría para poner rumbo a tierras germanas en el futuro, algo que nunca llegó a ocurrir.

Estudió en la Facultad de Economía, donde también dirigió la asociación de estudiantes, y después trabajó como economista en la industria textil, la metalúrgica y la banca.

Su entrada en la política también se produjo a través de las juventudes del partido que hoy lidera.

LARGA TRAYECTORIA POLÍTICA

Costa y Rio comparten alguna semejanzas en su trayectoria política, aunque la del socialista es más completa y ha llegado más lejos.

Los dos entraron en el Parlamento como diputados en 1991 y desempeñaron diferentes cargos internos en sus partidos, pero solo el socialista ha integrado un Gobierno central y ha pasado por el Parlamento Europeo.

Antes de primer ministro, Costa ya fue ministro de Asuntos Parlamentarios, Administración Interna y de Justicia en los gabinetes liderados por António Guterres y José Sócrates; portavoz parlamentario y hasta vicepresidente del Parlamento Europeo.

La popularidad les llegó a ambos desde la esfera municipal.

Costa, que ya lo había intentado en Loures -a las afueras de la capital- en los noventa, recuperó el Ayuntamiento de Lisboa para los socialistas en 2007 y consiguió dos mayorías absolutas, hasta dejar la alcaldía en 2015 para competir por el Gobierno.

Rio alcanzó la popularidad como alcalde de Oporto, entre 2002 y 2013.

FÚTBOL Y OTROS HOBBIES

Ambos coinciden en su afición al fútbol, aunque uno es del Benfica y otro del Boavista.

A Costa le pesó su apoyo público al expresidente del Benfica Luís Filipe Vieira, detenido por fraude y blanqueo, mientras que Rio se hizo famoso por su rivalidad con el presidente del Oporto, Pinto da Costa, cuando era alcalde de la ciudad.

Los dos están casados, tienen hijos y guardan con celo su vida personal.

A Costa le gusta hacer puzzles y cocinar y Rio se decanta por las carreras de coches y la batería.

A pesar de sus diferencias políticas, tienen llamativas coincidencias. Los dos son agnósticos reconocidos y han manifestado su apoyo a causas como la despenalización del aborto y de la eutanasia.

Paula Fernández

rio a