EFEDeir al Zur (Siria)

Miles de personas, entre ellas miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI), salieron hoy en vehículos escoltados por las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por los kurdos, del último reducto de los extremistas, mientras la ofensiva contra ellos sigue paralizada.

Adnan Afrin, comandante militar de las FSD, aseguró hoy a Efe que "más de 2.500 personas salieron hoy" de Al Baguz, la última población que controla el EI en Siria, situada en la ribera oriental del río Éufrates, fronteriza con Irak.

"Hay un número de combatientes que se entregaron hoy a las FSD en el pueblo de Al Baguz Tahtani, que está bajo nuestro control, y algunos de ellos estaban escondidos entre los civiles, hasta que llegaron a un punto de control y se entregaron", afirmó la fuente, sin dar cifras.

Según la fuente, "el proceso de evacuación de los civiles continúa y el corredor está abierto, donde hay unidades de nuestras fuerzas para facilitar el traslado de los civiles".

La mayoría de las personas que salieron hoy en los vehículos eran mujeres y niños, destacó, que serán trasladados al campamento de Al Hol, situado en el sureste de la provincia de Al Hasaka y donde se calcula que hay 42.000 personas.

Subrayó que "las FSD no van a realizar ninguna operación militar si todavía hay civiles dentro del pueblo de Al Baguz".

Una decena de camiones se encuentran apostados en las afueras de Al Baguz para entrar mañana en la población y evacuar a más personas.

El portavoz de las FSD, Mustafa Bali, dijo ayer a Efe que no puede aportar una cifra de los civiles que se encuentran en el interior de Al Baguz, mientras que Afrin estimó en 3.000 personas, aunque señaló que podría haber más que estén en túneles, por lo que las FSD no se encuentra en condiciones de dar una cifra exacta.

Por su parte, la directora de Oriente Medio del International Rescue Committe (IRC), Misty Buswel, denunció hoy que "están muriendo más bebés" durante el trayecto hasta el campamento y añadió que los niños están siendo separados de sus madres porque "el EI está impidiendo que los civiles huyan de Al Baguz".

Las miles de personas que llegaron hoy al campamento de Al Hol necesitan "urgentemente alimentos y agua" y muchas requieren de "atención médica de urgencia", recalcó.

Según la directora, los equipos de IRC están haciendo todo lo posible para atender a las personas que se encuentran en una situación más crítica, "antes de que sea tarde".

En los últimos días las FSD han acorralado a los últimos radicales del EI y sus familias en el barrio de Al Sheij Hamd, en Al Baguz, situada en la provincia de Deir al Zur.

Ayer, cuarenta camiones entraron a Al Baguz, pero salieron vacíos, sin que se comunicara el motivo de ello.

El miércoles fueron evacuados de ese último reducto del EI cerca de 1.200 personas, en su mayoría niños y mujeres, pero también algunos hombres, entre los que hay combatientes del EI, según indicó a Efe una fuente del Consejo de Siria Democrática, órgano político de las FSD.

Las FSD ha suspendido la ofensiva contra el EI en este pequeño lugar que dominan los extremistas por la presencia de los civiles atrapados.

Las fuerzas kurdas llevan a cabo desde el pasado mes de septiembre un ofensiva contra los últimos bastiones de los yihadistas en Deir al Zur, con la ayuda de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos.

Durante estos últimos meses, han conquistado prácticamente todo el territorio de la provincia que se encontraba en manos de los radicales.

Por su parte, las fuerzas de seguridad iraquíes han elevado la alerta y han prohibido a sus ciudadanos ir a las zonas desérticas fronterizas con Siria para la recogida de trufas, ya que ahora es la temporada.

El coronel Mohamed al Dulaimi, del Ejército iraquí, indicó a Efe que han prohibido a los ciudadanos dirigirse a estas zonas por temor a que los extremistas aprovechen para infiltrarse con ellos y acceder a las ciudades, en un área que es colindante a Deir al Zur.

Khalil Hossen