EFEYakarta

Sesenta y ocho presuntos yihadistas fueron detenidos en Indonesia desde enero, anunciaron hoy las autoridades del país, que han advertido de la amenaza de un atentado terrorista para el 22 de mayo, fecha prevista para hacer públicos los resultados oficiales de las pasadas elecciones.

En una rueda de prensa celebrada hoy en Yakarta, la Policía anunció las últimas 29 detenciones de cara al anuncio la semana que viene del recuento de las elecciones generales que tuvieron lugar el pasado 17 de abril.

La policía indonesia ha pedido a la ciudadanía que se abstenga de organizar celebraciones o manifestaciones el día del anuncio del resultado oficial y ha anunciado que las Fuerzas Armadas Indonesias y la Policía desplegarán 32.000 efectivos, informaron medios locales.

Según las autoridades, la organización que había planeado los atentados es Jamaah Ansharut Daulah (JAD), la organización yihadista más activa de Indonesia y afín al grupo Estado Islámico (EI), y entre los detenidos había varios excombatientes del EI en Siria en Iraq.

El pasado martes, la unidad especial antiterrista Densus 88 arrestó a nueve presuntos terroristas en la isla de Java y, según declaraciones del portavoz de la policía Indonesia a la prensa local, de ellos "siete habían combatido en Siria durante más de tres años".

En otra serie de redadas realizadas por la Densus 88 entre los días 2 y 5 de mayo en las islas de Célebes y de Java fueron detenidos siete presuntos yihadistas y otro murió a causa del estallido de una bomba casera después de que los agentes le disparasen cuando se resistía al arresto y arrojaba explosivos a la Policía.

En mayo de 2018, dos familias vinculadas a JAD se suicidaron junto a sus hijos, algunos de 9 y 8 años, en un atentado terrorista en el que murieron decenas de personas.

Indonesia, donde la población musulmana representa cerca del 88 por ciento de los 260 millones de habitantes, ha sufrido varios atentados islamistas, entre ellos el perpetrado en la turística isla de Bali en 2002 y que causó 202 muertos.

El recuento no oficial de votos en las elecciones presidenciales dio como ganador al actual jefe de Gobierno, Joko Widodo, pero su rival, el exgeneral Prabowo Subianto, se proclamó vencedor y denunció fraude electoral, lo que ha provocado la indignación de parte de su electorado.