EFEWashington

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, concedió hoy al rey Mohamed VI de Marruecos la Legión de Honor en el grado de Comandante en Jefe, en una ceremonia privada, según informó la Secretaría de Prensa de la Casa Blanca en un comunicado.

La condecoración, reservada a jefes de estado o gobierno, se otorga a Mohamed VI por haber consolidado su alianza con Estados Unidos durante su reinado en todos los ámbitos y por "su visión y valentía personal, que han dado nueva forma al paisaje de Oriente Medio y el norte de África y propiciado una nueva era de seguridad y prosperidad".

El comunicado se refiere específicamente a la decisión de Mohamed VI de restablecer las relaciones diplomáticas con Israel, anunciada por el monarca el pasado diciembre en un acuerdo tripartito que incluyó el reconocimiento de EEUU de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental.

La condecoración fue entregada a la embajadora de Marruecos en EEUU y prima del soberano alauí, la princesa Lala Joumala, en una ceremonia privada de la que no se conocen más detalles.

Si EEUU ha tenido siempre, incluso desde la Guerra Fría, a Marruecos como un aliado seguro, en los últimos años esta alianza ha ido consolidándose en los ámbitos político, económico y militar, y ha sido la administración de Trump la que la ha llevado más lejos al alinearse con la llamada "marroqunidad" del Sáhara.

Es difícil saber si la próxima administración de Joe Biden podrá revertir el paso dado por Trump al respecto, pero los observadores consideran que no será su primera prioridad al tener otras cuestiones internacionales más urgentes que tratar, como la cuestión palestina, las relaciones con China o el cambio climático, entre otras.

Además, retirar el reconocimiento a la soberanía marroquí en el Sáhara sería mal visto en Marruecos, un país para el que el Sáhara es la "causa nacional".