EFEGaza

Dos palestinos, uno de ellos sanitario, murieron hoy y otros 70 resultaron heridos por disparos israelíes durante las protestas que, por vigésimo viernes consecutivo, se produjeron en la valla de separación entre Gaza e Israel, informó el ministerio de Sanidad palestino en la franja.

El sanitario "murió por disparos de soldados israelíes al este de la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja, mientras asistía a heridos en el área", declaró el portavoz ministerial, Ashraf al-Qedra que más tarde informó de la muerte de un hombre de 55 años.

Miles de personas - 9.000, según el Ejército israelí - participaron hoy en las protestas que forman parte de la campaña denominada Gran Marcha del Retorno junto a la línea divisoria entre Gaza e Israel, en la que quemaron neumáticos y se lanzaron globos incendiarios hacia territorio israelí.

La jornada de protestas coincide con el "acuerdo de calma" entre Israel y las milicias palestinas, lideradas por el movimiento islamista Hamás, que contuvo la escalada de violencia de ayer.

Carros de combate israelíes abrieron fuego contra dos posiciones de Hamás en la Franja "en respuesta a las protestas violentas", indicó un comunicado militar.

Las tropas israelíes "identificaron una serie de infiltraciones en los que los sospechosos entraron (en Israel) y luego regresaron a la Franja de Gaza. Varios terroristas lanzaron una granada contra las tropas en el norte" de la franja, se indica en la nota.

Hamás, que controla Gaza desde 2007, denominó la protesta de hoy "Viernes de la libertad y la vida" y pidió a la población participar en estas movilizaciones, que se convocan desde el pasado 30 de marzo y en las que han muerto al menos 150 palestinos en las manifestaciones y en incidentes violentos.

Un nuevo fuego se registró hoy en territorio israelí como resultado del lanzamiento de objetos incendiarios, que han causado en los último meses importantes daños en tierras de cultivo.

La inestabilidad en la frontera continúa tras el acuerdo de "calma por calma", mediado por Egipto y la ONU, que detuvo anoche el cuarto repunte de tensión en menos de un mes.

Desde la noche del miércoles, las milicias palestinas han lanzado alrededor de 200 proyectiles hacia Israel, con el resultado de siete personas heridas.

Israel respondió con 150 bombardeos en Gaza en los que murieron tres personas.

Egipto y el enviado especial de Naciones Unidas para la Paz en Oriente Medio, Nickolay Mladenov, median en negociaciones indirectas entre Hamás e Israel para intentar alcanzar un alto el fuego de larga duración ante las frágiles treguas recientemente pactadas.