EFEDublín

El Gobierno irlandés calificó hoy de "frustrante" la decisión unilateral adoptada por el Reino Unido para alterar el acuerdo del Brexit en Irlanda del Norte y advirtió que la Unión Europea (UE) "negocia con un socio" en el que "no puede confiar".

El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, efectuó esas declaraciones después de que Londres anunciara este miércoles que prolongará el período de gracia pos-Brexit en los controles fronterizos con la provincia británica de Irlanda del Norte.

Para Dublín, esa decisión "es una clara violación" del protocolo incluido en el acuerdo de Retirada firmado por la partes y llega "en el peor momento posible", cuando se estaban haciendo progresos "conjuntos" para mejorar su funcionamiento.

"No es la primera vez que esto sucede, no es la primera vez que (Bruselas) está negociando con un socio en el que, de hecho, no puede confiar", declaró Coveney a la emisora pública irlandesa RTE.

El ministro hizo referencia al proyecto legislativo con el que el primer ministro británico, Boris Johnson, intentó el pasado año modificar algunos aspectos del citado protocolo y el acuerdo de Retirada, que finalmente retiró después de que Bruselas le advirtiera de que violaba el derecho internacional.

Por ello, prosiguió, la UE analiza ahora "opciones y acciones legales" para establecer "un proceso de negociación mucho más formal y rígido", diferente al que "trata de resolver problemas de manera conjunta".

En virtud del protocolo, Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario, por lo que las mercancías que cruzan entre ese territorio y el resto del Reino Unido deben pasar controles aduaneros en los puertos norirlandeses.

De esta manera, se asegura que la frontera entre las dos Irlandas sigue siendo invisible, clave para el proceso de paz y las economías de la isla, altamente interconectadas, pero la nueva carga burocrática ha provocado escasez de productos y tensiones políticas en Irlanda del Norte.

En este sentido, organizaciones paramilitares unionistas-protestantes norirlandesas anunciaron hoy que retirarán "temporalmente" su respaldo a los acuerdos de paz que pusieron fin al conflicto en la región hace 23 años, ante la inquietud generada en torno al protocolo.

El pasado mes, el Gobierno británico instó a Bruselas a extender hasta dentro de dos años el periodo de gracia establecido en diversos ámbitos para dar tiempo a organizar los controles aduaneros, unas excepciones que expiran entre marzo y junio.