EFEWashington

Estados Unidos calificó hoy de "paso crucial" las negociaciones entre las partes contendientes en la guerra del Yemen que este jueves alcanzaron en Suecia un acuerdo que contempla un alto el fuego en la localidad portuaria de Al Hudeida, entre otros aspectos.

En un comunicado, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, alabó a los participantes en ese diálogo por "lograr progreso en iniciativas clave, que incluyen un alto el fuego y la retirada de fuerzas de Al Hudeida, intercambio de prisioneros y la apertura de corredores humanitarios en la ciudad de Taiz".

Pompeo consideró que "todas las partes tiene una oportunidad de construir sobre este impulso y mejorar las vidas de todos los yemeníes".

Destacó que para seguir adelante las partes deben continuar comprometidas con rebajar la tensión y el cese de las hostilidades.

"Esta es la mejor manera de dar a estas y futuras consultas una oportunidad de tener éxito", incidió el jefe de la diplomacia estadounidense, quien auguró que el trabajo que queda por delante "no será fácil".

No obstante, "la paz es posible -indicó-. El final de estas consultas puede ser el comienzo de un nuevo capítulo para el Yemen".

El Gobierno yemení y los rebeldes chiíes hutíes acordaron el jueves en Suecia, en la clausura de las primeras consultas de paz desde 2016, continuar los contactos el próximo mes.

"Lo que habéis alcanzado es un paso importante para el pueblo del Yemen", dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en Rimbo (norte de Estocolmo), donde se han celebrado las conversaciones.

La guerra en el Yemen comenzó a finales de 2014, cuando los hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán, se hicieron con el control de Saná, y el conflicto se generalizó en marzo de 2015 con la intervención de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, a la que suministran armas EE.UU. y otros países occidentales.

Este conflicto ha provocado la "peor crisis humanitaria en el mundo" en la actualidad, según la ONU.