EFEBerlín

El ala más crítica del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) anunció en vísperas del congreso nacional del partido en Berlín que presentará una moción para votar sobre la permanencia en la coalición de gobierno con los democristianos de la canciller Angela Merkel.

Hace menos de una semana que, contra todo pronóstico, la candidatura izquierdista de Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken a la dirección del partido se impuso en una consulta entre la militancia, y está previsto que el dúo sea refrendado en el congreso que arranca este viernes.

Sin embargo, a pesar de que ambos se habían mostrado favorables a una revisión del contrato de coalición durante su campaña por la jefatura del partido, no tardaron en moderar el tono ante las llamadas por parte de pesos pesados del partido a evitar una ruptura con la Unión Demócrata Cristiana (CDU).

UNA DECISIÓN SOBRE LA COALICIÓN

Así, medios alemanes informaron este jueves de que el borrador de la hoja de ruta que la nueva jefatura someterá a votación en el congreso no pone sobre la mesa la posibilidad de una ruptura, mientras las exigencias a los socios se han moderado de forma significativa.

Este cambio de curso no ha agradado sin embargo al ala más crítica del partido y la diputada Hilde Mattheis, dirigente de la facción Izquierda Democrática 21, ha anunciado que presentará una moción para forzar un voto sobre la permanencia en la coalición.

"Los delegados esperan que en el congreso se produzca una decisión sobre el balance de la 'gran coalición' y, a partir de ahí, una decisión sobre la permanencia en la coalición," declaró este jueves Mattheis al diario "Passauer Neue Presse".

Según la política, la elección del dúo, que en contra de lo esperado arrebató la jefatura del partido al formado por el vicecanciller Olaf Scholz y la diputada Klara Geywitz, representa la negativa del partido a seguir "igual que hasta ahora".

LA RUPTURA NO ES UN FIN EN SÍ MISMO

"No se trata de salir precipitadamente de la coalición," había declarado Walter-Borjans a "Vorwärts", el periódico del partido.

Según el borrador de su propuesta al que ha tenido acceso el semanario "Der Spiegel", se proponen "conversaciones" con la CDU para revisar algunos de los objetivos del contrato de coalición, en ámbitos como inversiones, protección del clima, ámbito laboral y digitalización.

Sin embargo, no se nombran cifras concretas, al contrario que habían hecho Walter-Borjans y Esken durante la campaña, en la que habían exigido entre otras medidas la introducción de un salario mínimo de 12 euros por hora.

"Ni la permanencia en la coalición ni la salida son fines en sí mismos," asegura el documento citado por "Der Spiegel".

La CDU, por su parte, se niega a revisar el contrato de coalición.

De acuerdo con la jefa del partido, Annegret Kramp-Karrenbauer, "que se produzca un cambio en la dirección de un partido de gobierno no significa que se deba renegociar de nuevo al completo el pacto".