EFEParís

El funcionario de la Policía que asesinó a cuatro compañeros e hirió a otro el jueves en la jefatura policial de París se había radicalizado tras convertirse al islam hace una década, estaba en contacto con movimientos extremistas y había planeado su ataque.

El fiscal antiterrorista, Jean François Ricard, señaló en una rueda de prensa que Mickael H. compró esa misma mañana en una tienda cercana dos cuchillos, uno de ellos de 33 centímetros, y logró introducirlos en la Prefectura, tras lo cual perpetró con gran violencia sus ataques durante un recorrido de siete minutos.

Además, durante ese día intercambió hasta 33 mensajes de carácter exclusivamente religioso con su mujer, cuya detención fue prolongada hoy por las autoridades.

Las primeras investigaciones han revelado que el hombre había dado su aprobación en el pasado a "ciertas exacciones cometidas en nombre del islam", había decidido cortar cualquier contacto con las mujeres, había cambiado su forma de vestir y justificó ante un compañero el atentado contra la revista satírica "Charlie Hebdo" en 2015.

El fiscal explicó que el hombre se había convertido al islam hace una década y se ha descubierto que mantenía contactos con "individuos pertenecientes al movimiento extremista salafista".

El registro del material informático que guardaba el asesino mostró que intercambió mensajes de texto con su mujer media hora antes de salir de la Prefectura para comprar los cuchillos y que estos contenían frases como "Allahu akbar" ("Dios es el más grande").

Debido al carácter premeditado del ataque, la voluntad de morir de su autor, la naturaleza de los hechos y su radicalización, la Fiscalía ha abierto una investigación por "asesinato y tentativa de asesinato de personas depositarias de la autoridad pública con fines terroristas", así como de asociación criminal terrorista.

Este último cargo también se le ha atribuido a la mujer del agresor.

Según el fiscal, el autor demostró durante todo el día un comportamiento normal, que no delataba sus planes, y logró disimular los dos cuchillos para introducirlos en la comandancia policial.

Allí, comenzó su ataque contra dos compañeros en su mismo despacho, de 50 y 38 años, a quienes asesinó con "extrema violencia".

Posteriormente entró en otro despacho y acuchilló mortalmente a un administrativo de 37 años.

Tras ello, intentó entrar en otro despacho que estaba cerrado y bajó por las escaleras, donde agredió a otra persona, de 39 años, hacia el patio, donde un policía de 24 años que había entrado en servicio hace solo seis días le dio el alto y le disparó mortalmente cuando corría hacia él blandiendo un cuchillo.

Las últimas revelaciones han provocado una gran polémica en Francia, con llamamientos de la oposición a que el ministro del Interior, Christophe Castaner, dimita tras haber asegurado en un primer momento que el individuo no había mostrado ninguna señal de radicalización.

El primer ministro, Édouard Philippe, defiende la gestión de Castaner en una entrevista que aparecerá publicada mañana en su integridad en el dominical "Le Journal du Dimanche".

"Tengo toda la confianza en Castaner, que informó sobre todo lo que sabía en el momento en que habló", señaló Philippe.

Frente a ello, la líder ultraderechista, Marine Le Pen, ha catalogado lo sucedido como un "escándalo de Estado" y ha reclamado que el ministro del Interior renuncie al cargo.

Este sábado se conoció también que el presidente, Emmanuel Macron, participará en un homenaje a los policías asesinados el próximo martes en la Prefectura.