EFECaracas

El Gobierno de Nicolás Maduro y una minoría opositora anunciaron este lunes el establecimiento de un diálogo nacional y de un acuerdo que incluye la vuelta de los más de cincuenta diputados del chavismo al Parlamento y la conformación de un nuevo Consejo Electoral, un ente cuestionado por la oposición.

El documento que establece estos puntos fue presentado por el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez; la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, y el diputado opositor Timoteo Zambrano, líder del partido Cambiemos, organización que tiene una representación de seis de los 109 escaños de la oposición en el Parlamento.

A Zambrano lo acompañó el ex candidato presidencial Claudio Fermín, el líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Felipe Mujica, y también representantes de los partidos Bandera Roja y Avanzada Progresista (AP), del también exaspirante a la Presidencia Henri Falcón.

Aunque AP tiene una representación de dos diputados dentro del Legislativo, al menos uno de ellos, Julio César Reyes, confirmó a Efe que no comparte la decisión del partido.

El anuncio de este nuevo diálogo se hizo a menos de 24 horas de que el líder del Parlamento, Juan Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente interino, anunciara el fin de las negociaciones que mantenía con el Gobierno en la isla de Barbados, tras más de 40 días de abandono por parte de Maduro.

Según el diputado Zambrano, que fue el encargado de presentar el acuerdo que alcanzó con el Gobierno, las conversaciones entre esta minoría opositora y el Ejecutivo se mantenían desde hace dos o tres meses, tiempo en el que también se desarrollaron las conversaciones con la representación de Guaidó.

"Hemos decidido dar un paso adelante para recuperar el tiempo por la incomprensión de muchos, la ambición de algunos y los errores de todos", dijo Zambrano, al tiempo que advirtió que se trata "de los primeros acuerdos".

Concretamente, el documento firmado establece que los más de 50 diputados de la coalición chavista volverán "de inmediato" al Parlamento, un retorno que se produciría casi tres años después que abandonaron el legislativo para conformar la Asamblea Nacional Constituyente, integrada solo por personas afines al oficialismo.

Además se conformará un nuevo Consejo Nacional Electoral "en un breve plazo" y también contempla la liberación de "presos políticos".

En cuanto a medidas para atender la crisis humanitaria que vive el país, en el que, según Naciones Unidas, uno de cada cuatro venezolanos requiere de ayuda humanitaria, el acuerdo promoverá "el canje de petróleo por alimentos, medicinas y servicios".

Los detalles del acuerdo fueron dados a conocer en un acto realizado en la sede de la Cancillería venezolana ante los integrantes del cuerpo diplomático acreditado en el país suramericano.

Fuentes diplomáticas explicaron a Efe que los embajadores de los países de la Unión Europea se retiraron del acto, al que asistieron por cortesía, pese a no haber sido informados previamente de la temática del evento.

Al ver de qué se trataba, optaron por abandonar el lugar, ya que los diplomáticos europeos mantienen su postura de defender el proceso de diálogo auspiciado por Noruega.

Precisamente, Maduro se pronunció sobre este mecanismo, al celebrar la firma del acuerdo alcanzado con la minoría opositora, y dijo que "las puertas quedan abiertas" para retomar "de manera consensuada" el mecanismo de negociación de Oslo que mantuvo con la oposición liderada por Guaidó.

El gobernante indicó que durante el fin de semana estuvieron unos delegados de Noruega en Caracas a quienes también transmitió que se mantiene conversando con varios sectores políticos y el resultado del acuerdo que alcanzó hoy con representantes de los cinco movimientos opositores.

"Este esfuerzo perseverante ha arrojado un resultado feliz, y quiero celebrar con todo el país la firma de este acuerdo de convivencia, de entendimiento, acertado, que abre todas las puertas hacia el diálogo por la paz, así le he mandado a decir al Gobierno de Noruega", dijo.

Guaidó, por su parte, manifestó su rechazo a este anuncio y propuso convocar a un Consejo de Gobierno "con todos los sectores", incluida la Fuerza Armada, para atajar la severa crisis que atraviesa la nación.

El opositor dijo que esta propuesta la presentó en la mesa de negociaciones de Barbados.

"Implicaría, además, por supuesto, la salida inmediata de Maduro y mi separación del cargo hasta una elección presidencial real", precisó, pues sostiene que las elecciones de 2018 fueron un "fraude" debido a que, entre otros elementos, a los principales líderes opositores se les prohibió participar.

El parlamentario insistió en "aumentar la presión" y prometió más medidas "próximamente".