EFEJárkov (Ucrania)

Konstantin Nemichev es el comandante de la unidad de voluntarios Kraken y uno de los objetivos prioritarios del Ejército ruso. En una entrevista con Efe explica que Rusia está acumulando fuerzas en Járkov en medio de un recrudecimiento de los ataques a la región ucraniana.

"Los rusos están acumulando fuerzas y ahora hay cinco nuevos batallones listos para atacar", explica Nemichev, un antiguo integrante del Batallón Azov.

"No tuvieron la oportunidad de tomar Járkov al inicio de la guerra que empezó el 24 de febrero y creo que si lo vuelven a intentar fracasarán de nuevo", agrega.

A su juicio, el Ejército ruso "tiene ahora otra prioridad, que es Donbás, y no puede presionar tanto en Járkov", una ciudad situada a apenas 40 kilómetros de la frontera.

Kraken, creado en Járkov al principio de la invasión rusa del 24 de febrero por veteranos de Azov, no forma parte del Ejército regular ucraniano pero está adscrito al Ministerio de Defensa.

Al igual que los combatientes de Azov, cuyo nombre proviene del Mar de Azov, el nombre y la insignia de la unidad tiene inspiración marinera: el kraken es un legendario monstruo similar a un calamar gigante.

SUPERIORIDAD RUSA

El jefe de la unidad reconoce la superioridad del fuego artillero ruso pero considera que sus soldados pueden resistir bien en posiciones defensivas y evitar avances enemigos.

"Ahora estamos ya acostumbrados a su fuego de artillería. Hemos enseñado a nuestra unidad cómo cubrirse lo mejor posible en sus posiciones para evitar pérdidas", sostiene.

"Con las armas que ahora tenemos podemos mantenernos en posiciones defensivas. Estamos esperando nuevas ayudas, nuevas armas, y cuanto más rápido las tengamos antes podremos iniciar un contraataque y liberar zonas ocupadas", añade sobre la necesidad de contar con armamento pesado.

Desde el martes, 15 personas han muerto y otras 16 han resultado heridas en la región de Járkov por el fuego de artillería y el impacto de misiles y cohetes, según las autoridades ucranianas, que temen que los ataques aumenten.

UNA UNIDAD CONTROVERTIDA

Kraken se ha convertido en una de las unidades más conocidas de Ucrania por su coraje al asumir las misiones más peligrosas, pero, al igual que Azov, Rusia la define como una milicia "nazi" y la ha convertido en uno de sus objetivos.

Nemichev considera que esas acusaciones son parte de "la propaganda rusa" para restarles legitimidad.

"Azov y Kraken son unidades formadas por personas muy motivadas, patriotas, que quieren luchar y su objetivo es liberar territorio ocupado. La propaganda rusa tiene que contar algo para explicar por qué nuestros combatientes tienen ese espíritu y ellos no", sostiene.

Nemichev, de 26 años, es una figura conocida en Járkov, en 2021 incluso se presentó de forma infructuosa a las elecciones municipales para ser alcalde de la segunda mayor ciudad del país, que antes de la guerra tenía 1,4 millones de habitantes.

El partido por el que se presentó fue Cuerpo Nacional, una formación ultraderechista. Nemichev también ha sido uno de los líderes de los ultras del Metalist de Járkov, el equipo de fútbol local.

Preguntado si en su unidad está extendido un ideario de extrema derecha, responde: "La ideología de nuestro batallón es el amor y la defensa de nuestro país y de nuestra gente. Esas son las únicas ideas de nuestra unidad".

Entre los 1.500 miembros de la unidad hay veteranos de Azov, antiguos integrantes del Ejército y también hinchas radicales del Metalist, que tienen fama de ser indisciplinados.

"Tenemos un entrenamiento en el que no sólo mostramos las cuestiones técnicas, como disparar o moverse, sino también la disciplina, así que puedo decir que mis hombres saben comportarse", responde.

La unidad también ha sido acusada de maltratar a prisioneros rusos, un posible crimen de guerra. Rusia ha situado a Nemichev en una lista de personas buscadas por este motivo.

Un vídeo de hace unos meses en el que se veía a uniformados ucranianos disparando en las piernas a al menos tres prisioneros rusos desarmados se vinculó con efectivos de Kraken.

¿Sus soldados dispararon a esos prisioneros? "Ese vídeo, que se mostró en muchos países, se grabó en la localidad de Mala Rohan, pero en ese momento mi batallón estaba en otro pueblo, donde tomamos prisioneros rusos que transferimos en buenas condiciones a las fuerzas de seguridad ucranianas", sostiene.

Y agrega: "Los soldados que aparecen en ese vídeo tienen claramente uniformes y distintivos diferentes a los de mi unidad"

En general, Nemichev niega que su unidad trate mal a los prisioneros rusos.

Kraken tuvo un papel importante en la ofensiva de mayo que liberó los alrededores de la ciudad de Járkov y que, de momento, evita que la artillería rusa pueda golpear su espacio urbano.

Eso permitió que la ciudad pudiera abandonar los refugios y recuperar cierta normalidad, algo que ha convertido a Nemichev en una figura popular entre los habitantes que permanecen en la segunda ciudad de Ucrania.

En caso de una nueva ofensiva Nemichev promete plantar cara: "No me voy a esconder en otras regiones, voy a estar aquí hasta el final defendiendo Járkov".

Luis Lidón, enviado especial