EFEBerlín

El grupo de las siete grandes potencias -el G7- condenó hoy la invasión de Ucrania por Rusia como una "amenaza al orden internacional" y prometió una respuesta contundente y cohesionada ante una crisis cuyos efectos repercutirán "más allá de Europa".

El ataque, del que el G7 responsabiliza explícitamente al presidente ruso, Vladímir Putin, es "absolutamente injustificable", apunta el comunicado conjunto emitido por la presidencia alemana al término de la cumbre virtual entre los líderes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Francia, Reino Unido e Italia, además de Alemania.

El documento plasma la preocupación de las potencias por los efectos del conflicto en el mercado global del sector energético y especialmente del gas.

Alemania suspendió el martes, antes aún de iniciarse el ataque, la licencia al gasoducto ruso Nord Stream 2, cuya construcción terminó en 2021, pero que seguía pendiente de recibir los certificados correspondientes para empezar a funcionar.

El G7 se compromete a una "estrecha cooperación entre productores del sector y el consumidor para garantizar que el suministro de energía se mantenga "estable" a escala global. Las potencias aseguran que "actuarán" para garantizar que, de producirse, puedan subsanarse posibles alteraciones.

En lo que respecta al ataque sufrido por Ucrania, el G7 destaca que no hubo "provocación previa". Constata a continuación que la invasión de Ucrania altera "la seguridad transatlántica", ya que sus efectos repercutirán "más allá de Europa".

Putin debe detener "de inmediato" su ataque y ordenar la retirada de sus tropas de Ucrania, prosigue la declaración. "El presidente Putin ha devuelvo la guerra al continente europeo y se ha situado así en el lugar erróneo de la historia", sostienen los líderes del G7.

La cumbre virtual del G7 fue convocada por Alemania, que ejerce la presidencia de turno del grupo en este año, al margen de la reunión regular de los líderes prevista, de acuerdo al calendario habitual, para finales de junio.

RESPUESTA CONCERTADA, SEGÚN SCHOLZ Y BIDEN

El propósito de esa teleconferencia previa a la cumbre regular -que se celebrará en Elmau (Baviera), escenario de la cumbre del G7 de 2015- era "concentrar" las acciones de la comunidad internacional, afirmó el canciller alemán, Olaf Scholz, en un mensaje a sus conciudadanos.

El G7, como la Unión Europea (UE), prepara un paquete de sanciones coordinadas contra Rusia, prosiguió el líder alemán. Los detalles se ultimarán previsiblemente en el Consejo Europeo extraordinario que se celebra esta noche en Bruselas, en formato presencial.

En un mensaje a través de su cuenta en Twitter, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró por su parte tras la teleconferencia con sus homólogos de las siete potencias que se impondrán paquetes de sanciones "devastadoras" contra Rusia.

"Esta mañana me reuní con mis homólogos del G7 para conversar sobre el ataque injustificado del presidente (ruso, Vladímir) Putin a Ucrania", escribió Biden en su cuenta oficial de Twitter.

"Acordamos imponer paquetes de sanciones y otras medidas económicas devastadoras para conseguir que Rusia rinda cuentas. Estamos del lado del valiente pueblo de Ucrania", agregó.

Biden tiene previsto anunciar este jueves nuevas sanciones a Rusia y antes del encuentro del G7 se reunió con miembros de su equipo de seguridad nacional para analizar cómo responder al ataque ruso.

LA GUERRA DE PUTIN, SEGÚN BERLÍN

El propósito de la comunidad internacional es mostrar cohesión, destacó por su parte Scholz en su mensaje a los ciudadanos de su país, donde calificó el conflicto de "la guerra de Putin", de la que no debe responsabilizarse al pueblo ruso.

La comunidad internacional debe actuar "hombro con hombro", en palabras del canciller, quien advirtió, en dirección a Putin, que no debe "subestimar la determinación de la OTAN a defender a todos sus miembros".

Scholz aseguró que Alemania, como el conjunto de miembros de la Alianza, está dispuesta a impedir una extensión del conflicto al resto de Europa y citó explícitamente a los países bálticos, Polonia, Eslovaquia y Rumanía, como naciones del flanco este de la OTAN.

En su comunicado conjunto, el G7 promete asimismo el "apoyo y solidaridad inquebrantables" a Ucrania y ratifica su compromiso con la "democracia y sus valores universales comunes".

"Estamos unidos en la determinación de dar respuestas comunes tanto a los desafíos de naturaleza sistémica como a las crisis inmediatas de nuestro tiempo", afirma el comunicado, en que se alude a los ejes principales del año de presidencia alemana.

Junto a la mención explícita a la invasión rusa, la declaración de los siete líderes expresa el compromiso "general" con la defensa de los sistemas democráticos y con el multilateralismo en cuestiones como la lucha climática, medioambiental y contra la covid.