EFELisboa

El Gobierno portugués se reúne este lunes de forma extraordinaria para ajustar el confinamiento que comenzó el pasado viernes y sobre cuyo éxito hay dudas, después de que se hayan sucedido este fin de semana imágenes que muestran a muchos portugueses en la calle.

El encuentro será telemático, confirmaron fuentes oficiales a Efe, y se espera que el Ejecutivo ajuste medidas ya en vigor, como la posibilidad de que las cafeterías vendan a la puerta de los establecimientos, o incluso nuevas restricciones.

El confinamiento que comenzó el pasado viernes y que se espera se extienda un mes es similar al vivido en marzo del año pasado -con la principal diferencia de que mantiene las escuelas abiertas- y busca aplacar la tercera ola de covid, que ha batido récord de muertes y contagios en el país.

Con diez millones de habitantes, Portugal mantiene desde hace más de una semana registros diarios de fallecidos que superan el centenar (el máximo se alcanzó el sábado, 166 decesos) y más de 10.000 casos.

Los hospitales están al límite, con máximos no vistos en anteriores olas de la covid (actualmente hay 4.889 hospitalizados, 647 en UCIs), y la ministra de Salud, Marta Temido, ha admitido que están llegando al límite.

"Hay un límite y estamos casi llegando a ese límite", sostuvo la ministra este domingo tras visitar un hospital, desde donde pidió "vehementemente" a los portugueses que se queden en casa para ayudar a la sanidad pública, que está "en una situación extrema, en sobresfuerzo".

Al llamamiento se unió, a las puertas de otro hospital, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, quien dijo que los ciudadanos deben entender que "cerrar es cerrar, confinar es confinar, no es confinar más o menos, no es fingir que se confina" ni tampoco "usar todas las excepciones" o "pasear al perro tres o cuatro veces por día".

"O la sociedad entiende (la gravedad de la situación) o los políticos entienden que es necesario ir más lejos", apuntó.

Desde que comenzó la pandemia Portugal suma 8.861 muertes y 549.801 casos de coronavirus.