EFEMoscú

El Kremlin espera que Alemania mantenga relaciones constructivas con Rusia y que entienda que no hay alternativa al diálogo para resolver divergencias, tras haber sido elegido este miércoles como canciller alemán el socialdemócrata Olaf Scholz.

"Sin lugar a dudas esperamos que haya continuidad, esperamos que entre el presidente (de Rusia, Vladímir Putin) y el nuevo canciller haya relaciones constructivas", afirmó en rueda de prensa el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Peskov fue preguntado en particular sobre la futura posición alemana con respecto al gasoducto Nord Stream 2 tras las amenazas de EEUU el martes contra este proyecto si Moscú invade Ucrania.

El portavoz del Kremlin indicó que Rusia confía en que "la parte alemana continuará partiendo de la comprensión de que no existe alternativa al diálogo a la hora de solucionar incluso las divergencias más complejas".

El portavoz indicó además que hasta el momento no ha habido contacto alguno entre Putin y Scholz, pero adelantó que el mandatario ruso felicitará al nuevo canciller por medio de un telegrama.

Scholz, exministro de Finanzas y exvicecanciller en el Gobierno de su antecesora, Angela Merkel, ha defendido en reiteradas ocasiones el controvertido gasoducto, que llevará gas ruso directamente a Alemania a través del mar Báltico y contra el que se han posicionado EEUU y países como Estonia, Letonia, Lituania y Polonia.

Por su parte, Estados Unidos, aunque no incluyó en su nuevo presupuesto de Defensa sanciones contra el gasoducto, sí advirtió a Moscú de que su futuro estará en juego si Rusia invade Ucrania.

La Casa Blanca ya trabaja en un paquete de fuertes sanciones económicas con los socios europeos y la propia Ucrania para disuadir a Putin de un eventual ataque a ese país contiguo a Rusia, en cuyas fronteras se concentran entre 70.000 y 94.000 soldados rusos, de acuerdo con la Inteligencia estadounidense y la de Kiev.

Durante la cumbre telemática que celebraron este martes, Biden advirtió a Putin de que si vuelve a atacar Ucrania la respuesta de Washington será más dura que en 2014, cuando Moscú se anexionó la península ucraniana de Crimea.

El Kremlin ha negado en reiteradas ocasiones que tenga intenciones de atacar el país vecino y ha defendido su derecho a mover sus tropas dentro de los límites del territorio nacional. EFE

fss/cae/pi