EFESídney (Australia)

El líder laborista Anthony Albanese juró este lunes al cargo de primer ministro de Australia para poder asistir a la cumbre de líderes de la alianza estratégica QUAD, que se celebrará mañana en Tokio y en la que también participarán los mandatarios de Estados Unidos, Japón e India.

Albanese lideró la victoria el sábado de los laboristas en los comicios generales del sábado, aunque aún queda por determinar si su formación política tendrá mayoría en el Parlamento australiano, en donde se forma gobierno, o deberá hacer alianzas para gobernar.

El laborista de 59 años juró al cargo al inicio de la jornada ante el gobernador general de Australia, David Hurley, en una ceremonia en Camberra.

"Como primer ministro, quiero unir a la gente y dirigir un gobierno que sea tan valiente, trabajador y solidario como el pueblo australiano. Ese trabajo comienza hoy", dijo poco después Albanese en Twitter.

También juraron hoy a sus cargos Jim Chalmers y Kathy Gallagher como ministros del Tesoro y de Finanzas, respectivamente; así como Penny Wong como titular de Exteriores y Richard Marles como encargado de la cartera de Empleo y viceprimer ministro de Australia.

La toma de posesión permitirá que Albanese y Wong viajen esta tarde a Tokio para la cumbre de la QUAD en la que participarán el presidente estadounidense, Joe Biden, así como los primeros ministros de Japón, Fumio Kishida; y el de India, Narendra Modi.

Durante el viaje entre hoy y el miércoles a Tokio de Albanese, Marles ejercerá de mandatario interino de Australia y los otros ministros que juraron al cargo se encargarán de todas las carteras del Ejecutivo hasta que se determine la composición del nuevo gobierno a finales de la semana.

La Comisión Electoral Australiana otorga este lunes, a falta de los resultados definitivos, 75 escaños a los laboristas -cerca de los 76 que conceden mayoría absoluta-, frente a unos 58 que habría obtenido la coalición Liberal- Nacional de Scott Morrison.

También tendrían un escaño cada uno, la formación Alianza de Centro y el ultraderechista Partido de Katter.

Los potenciales aliados de los laboristas estarían entre los independientes, con agendas muy vinculadas a las acciones contra la crisis climática, que contarían con diez escaños, y el Partido Verde, que puede obtener hasta cinco asientos.

Está por definirse unos seis de los 151 asientos que conforman la Cámara de Representantes que se eligieron en estos comicios, junto a 40 de los 76 miembros del Senado, cuyos resultados definitivos pueden demorarse días por el complejo sistema de preferencias electorales.