EFEBeirut

El líder del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, acusó hoy a Estados Unidos de haber querido impedir la operación del Ejército libanés contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en las regiones de Ras Baalbeck y Qaa, en el noreste del Líbano y limítrofes con Siria.

"Estados Unidos amenazó al Ejército (libanés) con cortarle las ayudas si proseguía su ofensiva contra el Dáesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico)", dijo Nasralá en un discurso retransmitido por las televisiones locales, con motivo de la celebración de lo que denominó "la segunda victoria".

En su opinión, los estadounidenses estaban "descontentos" con el triunfo que sus efectivos obtuvieron en la región de Arsal, en el valle oriental de la Bekaa, de donde expulsaron a los combatientes de la exfilial de Al Qaeda en Siria y a los rebeldes de Saraya Ahl Cham, el mes pasado.

"Pero gracias al presidente (libanés) Michel Aoun esta (ofensiva) continuó", agregó y aseguró que toda la frontera occidental está ahora "bajo el control del Ejército libanés".

Nasralá añadió que están dispuestos a liberar las granjas de Chebaa, un territorio controvertido entre Israel, Siria y el Líbano, así como otras regiones aún ocupadas por los israelíes, si reciben la aprobación para hacerlo.

Respecto al acuerdo para recuperar a los efectivos en poder del EI desde 2014, reveló haber ido a Siria donde se reunió "con el presidente Bachar el Asad para pedirle su consentimiento para que los yihadistas salgan del Líbano y revelen el destino de los rehenes".

Indicó que tienen "un vídeo en el que los yihadistas amenazaban con invadir dos aldeas de la Bekaa (Ras Baalbeck y Qaa, de mayoría cristianas) para retener a sus habitantes y canjearlos por sus combatientes encarcelados en el Líbano".

El acuerdo de evacuación de los yihadistas de territorio libanés a sirio fue negociado por Hizbulá después de una semana de ofensiva del Ejército del Líbano contra el EI en la zona fronteriza de Ras Baalbek y Qaa.

El Ejército sirio, aliado de Hizbulá, aceptó los términos del pacto, según informó la agencia oficial siria, SANA

La evacuación de los terroristas ha generado polémica en el Líbano y en Irak, país donde el EI aún controla grandes extensiones de terreno.