EFEBangkok

El veterano político y nobel de la paz José Ramos-Horta jura este jueves su cargo como presidente de Timor Oriental, al filo de las celebraciones por el 20 aniversario de la independencia, tras haber ganado las elecciones el pasado 19 de abril.

Delegaciones de diversos países como Singapur, Japón, Sierra Leona y Estados Unidos, así como de la Unión Europea y la ONU, llegaron a la pequeña isla del Sudeste Asiático para la jura del presidente y las celebraciones mañana del 20 aniversario.

Ramos-Horta, de 72 años, ganó más del 62 por ciento de los votos frente a su rival, el presidente saliente Francisco "Lú Olo" Guterres, en la segunda vuelta de los comicios en la antigua colonia portuguesa.

Una de las prioridades de Ramos-Horta será encontrar una solución dialogada a la crisis política en el país debido a la falta de apoyo parlamentario del Gobierno, lo que le ha impedido aprobar unos presupuestos desde 2020.

PROYECTO DE PETRÓLEO Y GAS

Se estima que el petróleo y gas financia el 80 por ciento del gasto público en Timor Oriental, pero las actuales reservas están a punto de agotarse y los fondos acumulados podrían durar solo una década.

Debido a esto, el nobel de la paz también se ha comprometido a acelerar el proyecto de explotación de las reservas de gas y petróleo Greater Sunrise y realizar más prospecciones en busca de hidrocarburos en el país.

Expertos como Charles Scheiner, investigador la ONG timorense La'o Hamutuk, señalan que el petróleo y gas han traído beneficios al Timor, pero que es necesario que las autoridades diversifiquen la economía para tener un futuro más sostenible.

El cargo de presidente tiene menos prerrogativas que el del primer ministro en Timor, aunque puede disolver el Parlamento en momentos de crisis y vetar leyes, y estas elecciones son vistas principalmente como una lucha de poder entre los principales partidos del país.

Ramos-Horta fue apoyado por el Consejo Nacional para la Reconstrucción de Timor Oriental (CNRT), liderado por el exguerrillero y héroe de la independencia Xanana Gusmao, mientras que el histórico Frente Revolucionario de Timor Oriental Independiente (Fretilin) respaldó a Guterres.

Guterres, de 68 años y ganador de las elecciones en 2017, fue un destacado guerrillero contra la violenta ocupación indonesia, mientras que Ramos-Horta ganó el Nobel de la Paz en 1996 por su trabajo como portavoz de la resistencia timorense en el extranjero.

Ramos-Horta, que sobrevivió un intento de asesinato en 2008, fue ministro de Exteriores entre 2002 y 2006, jefe del Gobierno de 2006 a 2007 y presidente entre 2007 y 2012.

Timor Oriental fue ocupada violentamente por Indonesia entre 1975 y 1999, cuando el país pudo celebrar un referéndum para su independencia bajo mandado de la ONU y dos años más tarde se independizó.