EFETokio

El nuevo primer ministro japonés, Yoshihide Suga visitó hoy por primera vez la planta de Fukushima, escenario de uno de los peores accidentes nucleares de la historia y donde se trabaja a diario para desmantelar la central, proceso que llevará décadas.

La visita, reportada por la agencia Kyodo, es la primera que Suga realiza a la central de Fukushima Daiichi desde que sustituyera como primer ministro la pasada semana a Shinzo Abe, que abandonó el cargo por problemas crónicos de salud.

La visita pretende subrayar el compromiso del nuevo Ejecutivo para con las labores de desmantelamiento y con la reconstrucción de la región noreste del país, golpeada por el terremoto y tsunami de 2011 que provocaron el accidente en la central.

En la víspera, Suga presidió una reunión centrada en las labores de reconstrucción de la región noreste en la que aseguró que su gabinete "heredará las políticas" implementadas por el Gobierno Abe para la recuperación de la zona.

El viaje de Suga también ha incluido la visita a un museo sobre el desastre de 2011 y una reunión con alumnos de primaria y secundaria de colegios de la zona.

El terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011, que dejaron más de 17.000 muertos y desaparecidos, inutilizaron los sistemas de refrigeración de la central de Fukushima, lo que provocó fusiones parciales en los tres reactores que operaban en ese momento, desencadenando el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.