EFEMoscú

El Pacto de Varsovia, el antagonista de la OTAN durante la Guerra Fría, desapareció hace 30 años, tras lo que todos sus miembros, menos Rusia, se integraron en la Alianza Atlántica liderada por EEUU.

"Ahora, como es sabido, la Unión Soviética no existe y tampoco el Pacto de Varsovia, es decir el pacto militar creado en respuesta a la OTAN. Mientras, la Alianza no sólo existe sino que se sigue desarrollando", aseguró hace tres años el presidente ruso, Vladímir Putin.

El Tratado de Amistad, Cooperación y Ayuda Mutua de la Europa del Este o Pacto de Varsovia dejó de existir el 1 de julio de 1991 después de que la caída del muro de Berlín convirtiera en inútil su existencia.

Para entonces, la Alemania federal y la democrática ya se habían reunificado (1990). Seis meses después se desintegró su miembro más importante, la Unión Soviética.

Entre 1999 y 2009 sus otros seis miembros -Bulgaria, República Checa y Eslovaquia (Checoslovaquia), Hungría, Polonia, Rumanía y Albania-, además de las tres repúblicas bálticas, ingresaron en la Alianza Atlántica. Occidente había ganado la Guerra Fría.

GRIETAS EN LA DISCIPLINA DE PARTIDO

"Desde un principio, los bolcheviques intentaron formar un bloque político-militar. Su objetivo no era conquistar todo el planeta, sino crear una unión mundial de repúblicas soviéticas. El problema es que no había con quien. Sólo Mongolia era independiente", comentó a Efe Artiom Ulunián, historiador de la Academia de Ciencias de Rusia.

Las cosas cambiaron con el advenimiento del Telón de Acero tras la Segunda Guerra Mundial. El ingreso de la Alemania Federal en la OTAN en 1955 fue la excusa perfecta para que la URSS liderara la creación ese mismo año del Pacto de Varsovia. Yugoslavia fue el único que se quedó fuera.

Con la ayuda de la doctrina de la soberanía limitada, la URSS creó un cinturón de satélites en los que cualquier desviación ideológica era castigada por la fuerza. Así ocurrió en Hungría (1956) y Checoslovaquia (1968). Además, le permitía desplegar tropas en cualquier punto de Europa Oriental.

Ulunián considera que el pacto sólo fue exitoso durante sus primeros años de existencia, ya que pronto se demostró que la disciplina en el bando socialista no era tan férrea como se creía en Occidente.

"Los países del pacto llevaban en realidad un doble juego. También querían entablar una relación de igualdad con los miembros de la Unión Europea (UE) y la OTAN. Esa aspiración causó muchas contradicciones en el seno del bloque comunista", explica.

Mientras la OTAN buscaba un "eslabón débil" en el pacto, la Rumanía de Ceaucescu iba por libre, Albania abandonó el bloque en 1968 y la Alemania Democrática siempre miró con recelo al resto.

INVASIÓN DE CHECOSLOVAQUIA

La entrada de los tanques soviéticos en Praga provocó una erosión irreparable en el grupo. La invasión de Afganistán (1979), en gran parte debido a la dura respuesta occidental -embargos y boicot olímpico-, fue la puntilla.

En abril de 1985, con Mijaíl Gorbachov en el Kremlin, el pacto fue prorrogado por otros 20 años, pero ya era tarde.

No obstante, las dificultades comenzaron mucho antes, a mediados de los años 60, con las reformas económicas iniciadas por varios países.

"No es que quisieran renunciar al comunismo, pero sí querían lanzar reformas económicas. Pero, cuando dicen que la reforma económica se puede aplicar independientemente de la situación política, no es verdad", señala.

El atraso económico y el rezago tecnológico en comparación con Occidente también comenzaron a hacer mella en el pacto.

"El bloque comunista no podía subsistir sin dinero, La OTAN también sufrió crisis económicas, pero encontró una vía de salida", señala el historiador.

Después de muchos años de comunismo, "la mayoría de ciudadanos de Europa del este querían un cambio", apunta.

LA OTAN FAGOCITÓ AL PACTO

Siguiendo el ejemplo de otros países con pasado autoritario como Portugal, España o Grecia, que ingresaron en la UE y la OTAN, los europeos del este pensaron que "Europa les ayudaría a progresar".

"El ingreso en las instituciones euroatlánticas era visto como un elemento de seguridad. Uno no se podía quedar en tierra de nadie. Recordemos lo que pasó en Yugoslavia", explica.

En las próximas décadas todos los países del Pacto de Varsovia, además de los bálticos, ingresaron en la Alianza, lo que indignó al Kremlin, que acusa desde entonces a EEUU de incumplir un supuesto acuerdo tácito.

"No estoy seguro de que existiera ese acuerdo. Si fuera verdad, hubiera sido plasmado en papel. Sobre cosas tan serias no puede haber acuerdos verbales", apuntó.

Treinta años después, Ulunián no ve ninguna alternativa a la OTAN. Ni la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva liderado por Rusia ni la Organización de Cooperación de Shanghái comandada por China.

"La experiencia nos dice que para crear un bloque no vale con juntar a varios países. Los miembros tienen que renunciar a su soberanía", señala.

Ignacio Ortega

(Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód.: 4933446, 4933447)