EFEBangkok

El Parlamento birmano eligió hoy presidente a Htin Kyaw, mano derecha de la líder del movimiento democrático y Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, a la que la Constitución prohíbe ser jefa del Estado.

Htin Kyaw, que tomará posesión de su cargo a finales de este mes, se convertirá en el primer presidente que no es elegido por los militares desde que en 1962 los militares tomaran el poder y gobernaran con puño de hierro hasta 2011.

El presidente electo, propuesto por la mayoría de la Liga Nacional para la Democracia (NLD, en inglés) liderado por Suu Kyi en la Cámara baja, obtuvo el apoyo de 360 de los 652 diputados en la votación que tuvo lugar en la sede del Legislativo bicameral en Naypyidaw.

"Por la presente declaro que U Htin Kyaw ha sido elegido presidente con la mayoría de los votos", afirmó el portavoz parlamentario Mann Win Khaing Than, lo que provocó el aplauso de los diputados, incluida Suu Kyi, según el canal de televisión Channel News Asia.

Htin Kyaw, de 69 años, es considerado un testaferro de su mentora política y amiga de la infancia Suu Kyi, que no puede ser presidenta porque la Carta Magna aprobada por los militares se lo prohíbe a aquellos que tengan familiares extranjeros.

La Nobel de la Paz, de 70 años, estuvo casada con el británico Michael Aris (fallecido en 1990) y sus dos hijos tienen pasaporte del Reino Unido.

Suu Kyi afirmó que Htin Kyaw, economista de formación y escritor, fue elegido candidato por su lealtad y contar con la formación y experiencia necesarias para desempeñar el cargo.

Mying Swe, propuesto por los diputados designados por el Ejército en el Parlamento, tendrá la vicepresidencia primera al ser el segundo candidato con más votos (213) gracias a los parlamentarios del partido procastrense del Ejecutivo saliente.

El político de la minoría chin y cristiano Henry Van Thio, designado por la mayoría de la NLD en la Cámara baja, será el segundo vicepresidente con 79 votos y con el mandato, según Suu Kyi, de promover la reconciliación con las minorías étnicas.

La líder de la NLD, que en campaña aseguró que dirigirá el Gobierno desde la sombra, se perfila como ministra de Asuntos Exteriores del próximo Ejecutivo, cuyos miembros serán anunciados en una semana y tomarán posesión también a finales de marzo.

Si es elegida ministra, la dirigente birmana, acostumbrada a controlar minuciosamente su partido, tendrá difícil atender a sus obligaciones como jefa diplomática y "presidenta" entre bambalinas.

Suu Kyi, que durante sus años bajo arresto domiciliario y esgrimió el "Estado de derecho" contra la junta militar, ha sido criticada por algunos analistas por poner en entredicho el futuro Gobierno al querer situarse por encima del jefe del Ejecutivo, algo que prohíbe expresamente la Constitución.

Hace dos semanas, la NLD afirmó que su líder será presidenta "tarde o temprano", pero para eso tendrá que convencer a los diputados militares, cuyos votos necesitan para poder enmendar la ley que se lo prohíbe a Suu Kyi.

La Carta Magna otorga grandes poderes al Ejército como el 25 por ciento de los escaños parlamentarios y la prioridad en la selección del jefe de las Fuerzas Armadas y los Ministerios de Defensa, Fronteras e Interior.

La última junta militar cedió en 2011 el poder a un Gobierno afín encabezado por Thein Sein, quien inició una serie de reformas políticas y económicas premiadas con el levantamiento de sanciones por parte de la Unión Europea y Estados Unidos.

El pasado 8 de noviembre, la NLD ganó con amplia mayoría las elecciones, que fueron las primeras celebradas en el país en libertad tras décadas de dictadura militar.

A pesar de sus ricos recursos naturales, Birmania padece unos de los peores índices de pobreza en Asia, así como un longevo conflicto con las minorías étnicas y un serio problema humanitario con los rohinyás, un grupo musulmán considerado apátrida.