EFEMoscú

Azerbaiyán parará inmediatamente la guerra en Nagorno Karabaj si Armenia se marcha de los territorios ocupados y su primer ministro, Nikol Pashinián, se compromete personal y públicamente con un calendario de retirada y admite su derrota, dijo el presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, en una entrevista a Efe.

En el poder desde 2003, el jefe de Estado azerí se muestra duro y a veces desafiante desde uno de los salones del Palacio Presidencial en Bakú. Quizás porque asegura tener una clara ventaja militar sobre Armenia en el territorio que es reconocido internacionalmente como Azerbaiyán pero poblado mayoritariamente por armenios.

Pregunta: Estamos en la sexta semana de la guerra en Nagorno Karabaj. ¿Cómo está la situación en el frente?

Respuesta: La situación en el frente demuestra el predominio del Ejército azerbaiyano. Hemos liberado un pueblo, una ciudad tras otra. Azerbaiyán ha liberado gran parte de su territorio ocupado durante casi 30 años. Y la ofensiva exitosa continúa.

P: Usted quiere recuperar los siete distritos ocupados. Primero cinco y después dos. ¿Cuántos ha recuperado?

R: Cuatro de los cinco distritos ocupados han sido liberados ya completa o parcialmente y ahora estamos en una fase activa de desocupación de otros distritos.

Implementamos las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y ya aplicamos parte de los principios básicos para un arreglo (del conflicto) propuestos por el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y que exigen la retirada de los territorios ocupados. Lamentablemente Armenia no estaba dispuesta a hacerlo voluntariamente, de manera que teníamos que obligarles.

P: Se han acordado ya tres altos el fuego humanitarios, pero ninguno se ha cumplido. ¿Por qué es imposible parar la guerra?

R: Creo que una de las razones por las que no se cumplieron ha sido el intento de Armenia de recuperar los territorios ya liberados. Intentaron utilizar los altos el fuego para movilizar sus recursos y lanzar un nuevo ataque. Y cuando fracasaron atacaron con misiles balísticos desde el territorio de Armenia la segunda ciudad de Azerbaiyán, Ganja, dos veces.

La primera el 10 de octubre justo después de que se anunciara el alto el fuego y murieron 10 civiles y decenas resultaron heridos. Ellos violaron brutalmente el primer cese. El segundo también fue violado por ellos unos 5 minutos después de su entrada en vigor y el tercero lo incumplieron al atacar la ciudad de Bardá, donde mataron a 21 civiles y 70 resultaron heridos.

P: Ereván ha dicho que está dispuesta a compromisos, pero no a capitular. ¿Está usted dispuesto también a un compromiso?

R: He dicho en muchas ocasiones que nuestra labor es restaurar nuestra integridad territorial, garantizar el regreso de un millón de refugiados y desplazados a los territorios en los que solían vivir durante siglos, y después asegurar una coexistencia pacífica entre las comunidades azerbaiyanas y armenias en la zona.

Cuando Armenia habla de compromisos no habla de nada concreto. Solo habla de la autodeterminación, pero esto no es un compromiso.

Deberían ser muy precisos y presentarnos un calendario de retirada de la parte del distrito de Agdam que está aún bajo ocupación y de Kalbajar y Lachín. Pero no solo no nos han dado un calendario, sino que dicen que no entregarán estos territorios.

Si Armenia nos hubiera escuchado y comportado razonablemente, no estaríamos en esta situación. La guerra habría parado quizás hace un mes. Esperamos del primer ministro armenio que declare públicamente que se retirarán de Kalbajar, Lachín y del resto de Agdam.

P: ¿Y si no lo hace solo queda la opción militar?

R: No hay otra opción. No queremos seguir con las operaciones militares. Y lo he dicho muchas veces y lo repito ahora: si el primer ministro armenio, que es responsable de este derramamiento de sangre, hace personalmente esa declaración, estamos listos para parar inmediatamente.

Soy una persona de palabra. Lo haremos. Pero no lo dice. Quiere ganar tiempo, quiere una tregua para recibir más ayuda militar.

P: Hay denuncias de que tanto Azerbaiyán como Armenia utilizan armas prohibidas en el conflicto. ¿Qué puede decir al respecto?

R: No utilizamos armas prohibidas. Tenemos suficiente artillería para restaurar nuestra integridad territorial. No atacamos a civiles en Nagorno Karabaj después del 10 de octubre. Antes sí, lo hemos reconocido, pero porque la mayoría de las unidades y de la infraestructura militar de Armenia estaba concentrada en la llamada capital del Karabaj, Jankendi.

Pero después de que se anunciara el alto el fuego humanitario no hemos atacado ninguna ciudad o pueblo. Lo que ha hecho Armenia por contra es lanzar misiles balísticos desde su territorio contra Ganja y eso está probado.

Atacaron un funeral en Terter y cuatro personas murieron. Esto excede cualquier norma de comportamiento humano.

Y las bombas de racimo que utilizaron han sido verificadas por medios internacionales y ONG. Pero la pregunta es ¿por qué -Amnistía Internacional y Human Rights Watch- no vinieron a Azerbaiyán en primer lugar?

P: Rusia dijo que hay casi 2.000 mercenarios en el Karabaj. ¿Qué tiene que decir?

R: Francamente lamento que altos funcionarios de los países que se supone deben ser neutrales y actuar dentro de su mandato de la OSCE utilicen rumores e informaciones infundadas. No tenemos mercenarios. No los necesitamos. Tenemos un Ejército de 100.000 hombres y podemos reclutar varias veces más si anunciamos una movilización general.

No hay ninguna prueba de ningún combatiente extranjero en nuestro lado. No nos han presentado ni una sola prueba, solo declaraciones.

Pero ¿cuántos mercenarios luchan del lado armenio? ¿Por qué ni Rusia ni Francia que intentan acusarnos no dicen nada de ellos? Tenemos una lista de personas eliminadas con pasaportes extranjeros: estadounidenses, franceses, canadienses, libaneses, de Irak, de países del espacio postsoviético, decenas de ellos de Georgia.

Este enfoque selectivo es inaceptable. No está acorde al mandato de los mediadores, que deben ser neutrales. Si toman partido, allá ellos, pero entonces deben renunciar.

P: ¿Qué dice usted sobre el supuesto apoyo militar de Turquía?

R: Diría que es otra provocación, otra noticia falsa. No hay apoyo militar de Turquía, aparte del hecho de que les compramos equipamiento militar. Lo compramos, firmamos contratos, todo es transparente, todo legal.

Compramos armas de otros países pero ¿por qué nadie habla de cuántas armas hemos comprado a Rusia? Turquía lamentablemente está en el centro de los ataques de diferentes políticos europeos. Hay intentos de demonizarla, de chantajearla, de presionarla. Esto es absolutamente inaceptable.

Luego aquellos que siempre dicen que Turquía proporciona apoyo militar, ¿por qué no dicen que Rusia da apoyo militar a Armenia? Un mediador. Tenemos pruebas y las hemos entregado a funcionarios rusos. ¿Cuántas armas han sido entregadas a Armenia en esto 40 días? ¿Por qué nadie habla de ello? Hagámoslo, seamos justos.

P: ¿Teme usted una internacionalización de la guerra?

R: Eso es lo que quería Armenia desde el principio y nosotros siempre hemos estado en contra. No debe haber intentos de internacionalizar el conflicto. Pero Armenia hace todo lo posible para conseguirlo.

La carta del primer ministro armenio (pidiéndole ayuda) al presidente de Rusia no solo demuestra que ya admiten su derrota, sino también que quieren arrastrar a Rusia a participar directamente en el terreno, lo que es absolutamente inaceptable. Y hasta donde yo sé Rusia lo ha rechazado.

Quizás haya oído del plan iraní para el arreglo del conflicto, que estipula la integridad territorial de los países. La postura de Turquía es bien conocida y Georgia antes en muchas ocasiones también ha apoyado la integridad territorial. Esta es la postura de nuestros vecinos. Armenia está aislada. Por ello quieren internacionalizar el conflicto.

Lo mejor que puede hacer Armenia ahora es admitir la derrota y comprometerse a entregar el resto de los territorios.

P: ¿Cómo reaccionaría si Armenia reconociera la independencia de Nargorno Karabaj?

R: Si quisieran reconocerla lo habrían hecho hace tiempo. ¿Por qué no lo han hecho? Porque entienden que con ese paso, muy irracional, las negociaciones se acabarían. Si lo hicieran no habría nada que hablar.

Siempre han intentado utilizar esto como instrumento para intimidar. Les he dicho muchas veces y se lo digo ahora: primer ministro armenio, reconozca ahora mismo Nagorno Karabaj. Hágalo, demuestre su valentía y que sus palabras tienen valor. ¡Reconozca Nagorno Karabaj! Y verá usted que no lo harán, porque son unos cobardes. Solo pueden luchar contra civiles pacíficos.

P: ¿Aceptaría una región autónoma en el Karabaj?

R: Esto debe ser parte de futuras conversaciones sobre los principios básicos, porque la primera parte de estos demandan la retirada de los territorios ocupados: 5+2 con un calendario. Hay otros elementos como la seguridad, operaciones de mantenimiento de la paz, el estatus de Nagorno Karabaj...

Siempre hemos estado muy abiertos a abordarlo. Hemos ofrecido muchas veces diferentes vías, pero ellos las rechazaron. Hemos ofrecido autonomía dentro de Azerbaiyán. Hemos ofrecido autonomía cultural. Hemos dicho que hay buenos ejemplos en el mundo, en Europa. En Escandinavia, las islas Aland; en Italia, Tirol del Sur.

Pero han rechazado todo, solo exigen la independencia. Hacen todo para congelar el conflicto.

Primero tenemos que parar esta fase caliente del conflicto, regresar a la mesa de negociación y Armenia debe asumir el compromiso que ya he explicado, y entonces podremos hablar de lo que pase en el futuro.