EFEDakar

El nuevo presidente de Gambia, Adama Barrow, anunció hoy que su país permanecerá en la Corte Penal Internacional (CPI), una decisión que revierte la adoptada por su predecesor, Yahya Jammeh.

"Gambia no puede ser una democracia y dejar la CPI. Permaneceremos allí", declaró Barrow en Banjul, durante su primera conferencia de prensa desde su investidura el pasado 19 de enero, informa la prensa local.

El expresidente Jammeh anunció en octubre pasado la retirada de Gambia de la CPI con el argumento de que era "un tribunal caucasiano para perseguir y humillar a las personas de color y especialmente a los africanos", según dijo el entonces ministro de Información, Sheriff Bojang.

Barrow, según el portal de información general Dakaractu, anunció también que la decisión de su país de reincorporarse a la Mancomunidad Británica de Naciones o Commonwealth como miembro, en su voluntad de volver a ocupar el sitio que le corresponde en las relaciones internacionales.

Jammeh decidió en 2013 la retirada de su país de esta organización, al considerar que Gambia no podía permanecer en una institución que "es una prolongación del colonialismo".

Por otra parte, Barrow expresó también su intención de acabar con la república islámica proclamada por Jammeh y subrayó que "nunca ha habido una república islámica de Gambia. El país se llama República de Gambia".

Su antecesor, Jammeh, proclamó a Gambia república islámica en febrero de 2016, en una decisión presidencial que nunca fue votada por el Parlamento gambiano.

Barrow indicó también que formará el nuevo Gobierno entre el lunes y el martes, al tiempo que subrayó que sus miembros surgirán principalmente de los grupos que forman la coalición política que ha hecho posible su victoria en las elecciones del pasado 1 de diciembre.

Preguntado sobre el futuro del expresidente Jammeh, el mandatario gambiano dijo que dependerá del veredicto del tribunal de justicia de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO).

Este bloque regional desplegó una fuerza militar en Gambia para forzar a Jammeh a ceder el poder a Barrow.

Sobre la presencia de esas fuerzas regionales, Barrow señaló que permanecerán en el país el tiempo necesario para garantizar su seguridad y la de los gambianos.

El presidente de Gambia reafirmó su apego a la libertad de la prensa y se comprometió a garantizarla.

"A partir de ahora no habrá ninguna discriminación entre los medios de comunicación", aseguró Barrow, a la vez que indicó que igualmente se garantizarán los derechos de la oposición política.