EFEPraga

El primer ministro checo, el magnate populista Andrej Babis, superó en la madrugada de hoy la segunda moción de censura desde que accediera al poder hace un año, en medio de una ola de protestas ciudadanas a causa de la sospecha de fraude con ayudas comunitarias por parte del empresario.

La moción fue presentada por cuatro partidos de la oposición, que sin embargo solo lograron el apoyo de 85 de los 200 parlamentarios en la Cámara de Praga, lejos de la mayoría necesaria de 101, informó radio Praga esta mañana en su página web.

Otros 85 diputados votaron en contra de la moción, mientras que los 30 restantes se abstuvieron o no estaban en la sala.

Babis contó con el apoyo de su Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO) y de sus socios gubernamentales del Partido Socialdemócrata CSSD, así como del Partido Comunista, que había anunciado ya de antemano su abstención.

La Comisión Europea investiga si con el salto a la política Babis ha beneficiado a sus empresas con ayudas comunitarias.

"No lo entiendo. Intentan desestabilizar el país y trabajan contra los intereses de todos los ciudadanos", dijo Babis durante la sesión parlamentaria que duró unas 17 horas.

El domingo pasado, más de 250.000 personas se manifestaron en Praga para demandar la dimisión de Babis y de su Gobierno en minoría, en la que fue la mayor protesta desde las movilizaciones ciudadanas que provocaron la caída de la dictadura comunista en 1989.