EFEDublín

El primer ministro irlandés en funciones, Leo Varadkar, ha reactivado su licencia de médico para efectuar un turno semanal en un hospital de Dublín, a fin de aliviar la escasez de personal causada por la crisis del coronavirus.

El dirigente democristiano, hijo de un inmigrante indio y primer jefe de un Gobierno irlandés abiertamente gay, trabajó como doctor durante siete años, pero se dio definitivamente de baja del colegio de médicos en 2013, un año antes de asumir el puesto de ministro de Sanidad.

Según informa hoy el diario "The Irish Times", Varadkar, de 41 años, renovó su licencia profesional el pasado mes de marzo, cuando la epidemia de Covid-19 comenzó a golpear a este país.

El Servicio de Salud nacional (HSE) efectuó entonces un llamamiento para instar a los profesionales sanitarios en reserva a que reactivasen sus licencias, una campaña que ha generado más de 50.000 solicitudes.

Al parecer, apunta el citado medio, Varadkar trabajará en el servicio de evaluación telefónica, con el que se realiza un primer examen a los que contactan con las autoridades porque han estado expuestos al coronavirus.

El "Taoiseach" (primer ministro irlandés) proviene de una familia muy vinculada a la sanidad pues su padre era médico y su madre enfermera, mientras que su marido, Matthew Barrett, así como sus dos hermanas y cuñados, trabajan en este sector.

Varadkar compaginará su turno hospitalario y la gestión de esta crisis con las conversaciones que mantiene con el resto de partidos irlandeses para tratar de formar un Gobierno de coalición.

Las elecciones generales celebradas el pasado 8 de febrero resultaron en un triple empate entre el partido Fine Gael (FF) de Varadkar, el centrista Fianna Fáil (FF) y el izquierdista Sinn Féin, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA).

El "Taoiseach" en funciones acudió a esa cita con las urnas avalado por una economía en constante crecimiento y casi pleno empleo, pero una parte del electorado mostró su descontento por la crisis de vivienda que atraviesa el país y el deterioro de algunos servicios públicos, como la sanidad.

Varadkar quiere ahora formar una gran coalición con el centrista FF, el partido con el que se ha repartido el poder en este país durante casi un siglo, y con otros partidos minoritarios y diputados independientes. EFE

ja/vg/mr