EFESaná

El primer ministro del Gobierno de Yemen reconocido internacionalmente, Maeen Abdelmalik Saeed, llegó este lunes a Adén, dos semanas después de que el Gobierno de Abdo Rabu Mansur Hadia firmara un acuerdo de reparto del poder con los separatistas del sur del país.

"Llegamos a Adén con muchos desafíos por delante, pero nuestra voluntad de avanzar en la implementación del Acuerdo de Riad (con los secesionistas) es más fuerte", afirmó Saeed en su cuenta de Twitter tras arribar a la localidad.

El primer ministro y la mayor parte de su gabinete han vivido en los últimos años a caballo entre Arabia Saudí, donde está exiliado el presidente Hadi, y Adén, adonde viajaban cuando la situación de seguridad lo permitía.

Saeed no se encontraba en la sede provisional de su Ejecutivo cuando el pasado agosto los separatistas tomaron las instituciones de la ciudad en lo que el Gobierno yemení calificó de "golpe de Estado".

LLEGADA CON PROTECCIÓN SAUDÍ

El primer ministro llegó al aeropuerto militar, controlado por las fuerzas saudíes en Adén, y se dirigió al Palacio Presidencial, protegido también por tropas de Riad, que lideran una coalición árabe contra los hutíes y en favor del Ejecutivo reconocido internacionalmente.

Con él viajaron cinco ministros y el gobernador del Banco Central del Yemen, Ahmed Obaid al Fadhli, aseguraron a Efe varios testigos.

En declaraciones a la prensa a su llegada al aeropuerto, Saeed reafirmó su compromiso con la aplicación del pacto, la normalización de la situación, la reforma de las instituciones y la inclusión de "todas" las fuerzas dentro de la estructura del Estado.

CAMBIOS EN LAS INSTITUCIONES

Con su retorno, el primer ministro pretende "garantizar y establecer una nueva fase en la categoría de Estado y la reforma de las instituciones estatales para incluir a todo el espectro nacional", dijo en referencia a los secesionistas sureños.

"Estamos unificando nuestros esfuerzos hoy para derrotar un proyecto iraní en el Yemen y restaurar el Estado", manifestó Saeed en alusión a los hutíes, que controlan varias zonas del norte y oeste del país desde finales de 2014.

La agencia de noticias Saba, controlada por el Gobierno yemení, también confirmó la llegada del primer ministro para "asumir sus funciones" en Adén de acuerdo con el acuerdo alcanzado con los secesionistas.

Según recoge Saba, prometió, además, un plan "urgente" para normalizar la situación en Adén, mejorar los servicios y crear un ambiente positivo para la aplicación del acuerdo con los separatistas.

El 5 de noviembre, el Gobierno yemení y los separatistas rubricaron un pacto auspiciado por Riad para repartirse el poder, que estipula la creación de un nuevo ejecutivo con representación igualitaria de ambas partes, además del retorno de las autoridades a Adén.

Aunque Arabia Saudí envió el mes pasado tropas a Adén para tomar el relevo a las fuerzas emiratíes -país que apoya a los separatistas pero también forma parte de la coalición árabe-, el secesionista Consejo Transicional Sureño (CST) todavía domina la urbe.