EFEWashington

El primer viaje internacional del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, será el próximo junio al Reino Unido y Bélgica, informó este viernes la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

El mandatario viajará a Cornualles (Reino Unido) para asistir a la reunión del G-7, entre el 11 y el 13 de junio, y se trasladará después a Bruselas, donde participará en una cumbre de la OTAN y en un encuentro con la UE.

Psaki explicó en un comunicado que la visita servirá para mostrar el compromiso de Biden con los aliados de EE.UU. y para revitalizar la relación transatlántica.

Más tarde, en su rueda de prensa diaria y al confirmar que también habrá una reunión con el primer ministro británico, Boris Johnson, Psaki subrayó que el Gobierno de Estados Unidos ha elegido al Reino Unido como primer destino para mostrar la "relación especial" que tiene con ese país.

Y a la pregunta de la prensa sobre lo que hablará Biden hablará con Johnson después de haberlo llamado en su momento "clon físico y emocional de Donald Trump", Psaki eludió el comentario e insistió en que el presidente estadounidense hablará con el primer ministro británico de muchas cuestiones que atañen a ambos países.

No quiso confirmar, de momento, si Biden mantendrá un encuentro con la reina de Inglaterra.

Durante la reunión del G-7 en Cornualles, Joe Biden reforzará su apuesta por el multilateralismo y tratará de impulsar algunas de las prioridades de su país en el ámbito de la salud pública, la recuperación económica y la crisis climática, dijo la portavoz en el comunicado en el que anunció el viaje.

En esa cita, Biden mantendrá, además, reuniones bilaterales con otros líderes del G-7.

Más tarde, en Bruselas, el mandatario estadounidense confirmará su "compromiso con la OTAN, la seguridad transatlántica y la defensa colectiva", donde también protagonizará encuentros bilaterales con otros dirigentes.

En la comparecencia de prensa, Psaki aseguró que la intención de Estados Unidos sigue siendo la de pedir al resto de socios de la OTAN que eleven sus aportaciones a esta alianza.

Una reclamación que, como recordó, no nació de Donald Trump, sino también hacía la Administración de Barack Obama.

"Sé que piensa que lo inventó él (Trump)", ironizó Psaki, quien recalcó que el objetivo de Estados Unidos durante "mucho tiempo" y a través de varios Gobiernos "siempre ha sido ese", animar al resto de miembros de la OTAN a "pagar más".

Durante su reunión con la UE, agregó Psaki, Biden hablará con los líderes europeos de "la agenda común para garantizar una seguridad sanitaria global, estimular la recuperación económica, luchar contra el cambio climático, promover la cooperación digital y comercial, fortalecer la democracia y abordar las inquietudes de política exterior".

Biden ha dado un vuelco a la política exterior de EE.UU., tras el mandato de su predecesor Donald Trump (2017-2021), con una vuelta a los aliados tradicionales, en la que está primando la relación transatlántica.