EFEBerlín

El candidato socialdemócrata a la Cancillería alemana, el ministro de Finanzas Olaf Scholz, ganó también el tercer debate televisado a una semana de los comicios generales en el que en muchos temas se alió con la aspirante verde, Annalena Baerbock, contra el cristianodemócrata Armin Laschet.

En el "tercer duelo a tres" de esta campaña electoral, Scholz se impuso con un 42 % de los votos de los encuestados, frente a un 27 % para Laschet y un 25 % para Baerbock, según un sondeo realizado por el instituto demoscópico Forsa entre 2.000 espectadores.

Los tres candidatos discutieron entre otros aspectos sobre la justicia social, el clima, la crisis del coronavirus y, relacionado con la pandemia, de la situación de las profesiones asistenciales, de seguridad interna y de digitalización.

En muchos temas, Scholz y Baerbock atacaron en bloque al candidato conservador, y mientras el primero se limitó a no cometer fallos, la segunda esgrimió argumentos desde su posición de partido en la oposición, mientras el tercero defendió a lo largo de todo el debate la necesidad de una "economía fuerte".

En materia de justicia social, Scholz y Baerbock coinciden en elevar el salario mínimo a 12 euros la hora, mientras Laschet considera que hay que incluir en el proceso a los agentes sociales y prefiere que la política contribuya en general a un mayor crecimiento y a crear puestos de trabajo.

Scholz y Baerbock defendieron asimismo elevar las cargas fiscales a los ingresos altos en favor de los ingresos medios y bajos, a lo que Laschet respondió que "el gran problema de la pobreza es que la gente no tiene trabajo".

En el tema del clima, Baerbock señaló que sólo hay dos opciones: seguir con la misma línea de la "gran coalición de gobierno entre conservadores y socialdemócratas" u optar por un "gobierno climático".

El único punto en el que coincidieron los tres candidatos fue en el tema de la pandemia, en particular en la necesidad de avanzar en la vacunación y en mantener abiertas las guarderías y escuelas.

Baerbock y Laschet sacaron asimismo el tema del lavado de dinero en relación con las investigaciones contra el departamento antiblanqueo adscrito a Aduanas, dependiente a su vez del Ministerio de Finanzas y la comparecencia mañana de Scholz ante una comisión parlamentaria a petición de la formación ecologista.

SOCIALDEMÓCRATAS Y VERDES QUIEREN A CONSERVADORES EN LA OPOSICIÓN

En la pregunta recurrente sobre las posibles coaliciones de gobierno, Baerbock y Scholz dejaron claro que quieren ver al bloque conservador en la oposición.

La candidata ecologista dijo no descartar "entre demócratas" ninguna coalición y consideró sensato que todos los partidos democráticos dialoguen, aunque un verdadero cambio, agregó, necesita un gobierno liderado por los verdes y a los conservadores, que representan una "política del pasado", en la oposición.

Scholz por su parte descartó claramente una coalición con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y señaló su preferencia por los verdes en una futura coalición de gobierno, al tiempo que se mostró convencido de que los ciudadanos quieren ver, "después de tantos años", a los conservadores en la oposición.

Laschet, en tanto, aseguró que su partido no se coaligará con los "extremos", ni con La Izquierda poscomunista ni con la ultraderechista AfD, al tiempo que advirtió en contra de una alianza de izquierdas entre socialdemócratas, verdes y La Izquierda.

Los sondeos apuntan a que en esta ocasión no será posible formar una coalición bipartita y las opciones de una alianza tripartita son varias.

Van desde una "coalición semáforo" entre socialdemócratas, verdes y liberales, llamada así por los colores que identifican a los partidos, hasta una de izquierdas, pasando por una "Alemania", entre conservadores, socialdemócratas y liberales; una "Kenia", entre conservadores, socialdemócratas y verdes; y una "Jamaica", entre conservadores, verdes y liberales.

En tanto, los liberales, cuartos en los sondeos, aspiran a acortar en la semana que queda hasta los comicios la distancia que los separa de los verdes, con el fin de convertirse en la fuerza decisiva en la formación de un gobierno de coalición, según declaró hoy su candidato y presidente de la formación, Christian Lindner.

La encuesta más reciente difundida ayer por el instituto demoscópico INSA y realizada entre el 13 y el 17 de septiembre sitúa a los socialdemócratas en primer lugar, con el 26 % de los votos, seguidos del bloque conservador, con el 21 %.

En tercer puesto se colocan los verdes, con el 15 %, a tres puntos de los liberales, que suman el 12 %.

AfD logra el 11 % de apoyos y La Izquierda, el 6 %.