EFETaipéi

El subsecretario de Estado de Estados Unidos para Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente, Keith Krach, llegará hoy a Taiwán para una visita que acontece en un momento tenso de las relaciones entre Pekín y Washington y que, según este último, prolongará los "fuertes lazos" con la isla.

"Keith Krach viajará a Taiwán para asistir al acto en memoria del expresidente Lee Teng-hui el 19 de septiembre. Estados Unidos honra el legado del presidente Lee mediante la continuación de nuestros fuertes lazos con Taiwán y su dinámica democracia a través de valores económicos y políticos compartidos", aseguró en un comunicado el Departamento de Estado de EE. UU.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán precisó que la comitiva estadounidense -que también integra el subsecretario adjunto para la Democracia, los Derechos Humanos y el Empleo, Robert Destro- llegará a la isla en torno a las 17.00 hora local (09.00 hora GMT) y permanecerá en ella hasta el día 19.

En un mensaje publicado en su perfil de la red social Twitter, la cancillería taiwanesa expresó su "más cálida bienvenida" a Krach y Destro y confió en que la visita "profundice la amistad y refuerce las relaciones entre socios que piensan del mismo modo".

Está previsto que la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, reciba este viernes a Krach y el resto de miembros de la delegación.

Asimismo, la comitiva estadounidense asistirá al acto en el que se cubrirán las cenizas del recientemente fallecido expresidente Lee -considerado el padre de la democracia taiwanesa- con la bandera nacional.

Ese mismo día, el grupo liderado por Krach emprenderá su regreso a Estados Unidos.

Krach se convertirá así en el más alto cargo en visitar Taiwán desde 1979, cuando Washington cambió sus relaciones diplomáticas oficiales con Taipéi por Pekín.

El anterior había sido el secretario estadounidense de Salud, Alex Azar, quien visitó la isla el pasado mes de agosto.

Por su parte, el portavoz de la Oficina Presidencial Chang Tun-han confió en que Taiwán y EE. UU. diversifiquen sus "intercambios y debates para generar una mayor cooperación, incluida la cooperación económica".

Este tipo de visitas levantan ampollas en Pekín, que basa sus relaciones diplomáticas en el principio de "una sola China" y reclama la soberanía de Taiwán (cuyo nombre oficial es República de China), a la que considera una provincia díscola para cuya reunificación se ha reservado el uso de la fuerza.

Por su parte, Taiwán se ha gobernado de manera autónoma desde 1949.

La visita aumentará la ya de por sí importante tensión existente entre China y Estados Unidos, enfrentados en una "guerra fría" multidimensional que abarca frentes como el comercio, la tecnología o la hegemonía en Asia.