EFEAnkara

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se ha congratulado hoy de la "transición" a una república presidencialistas que se concreta en su país con las elecciones presidenciales y parlamentarias de este domingo.

"Junto a estas elecciones, Turquía lleva a cabo una revolución democrática. Porque por primera vez vivimos una transición hacia el presidencialismo", declaró el jefe de Estado a la prensa tras depositar su voto en el barrio de Üsküdar en Estambul.

En opinión de Erdogan -candidato a ser reelegido en el cargo que pasará a ostentar todos los poderes ejecutivos-, "con el presidencialismo, Turquía coloca muy alto el listón entre las civilizaciones contemporáneas".

"Espero que a partir de ahora podamos avanzar de forma mucho más tranquila, sin que nos obstaculice la oligarquía burocrática", agregó.

"El nuevo sistema abrirá nuevos horizontes a Turquía; continuaremos con estabilidad y confianza", dijo también el primer ministro, Binali Yildirim, cuyo cargo desaparece en estas elecciones, al entrar plenamente en vigor la reforma constitucional aprobada en referéndum en 2016.

A partir de ahora será el presidente, y no el Parlamento, el que forme el Ejecutivo, algo que la oposición denuncia como "régimen de un solo hombre" y considera un serio riesgo para la pluralidad democrática.

"Lo mejor para la nación", dijo desear el candidato socialdemócrata Muharrem Ince, al que muchos sondeos auguran la posibilidad de pasar a una segunda vuelta de los comicios junto a Erdogan, al votar hoy en su ciudad natal de Yalova, al tiempo que advirtió de posibilidades de fraude electoral.

Su formación, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), ha denunciado que en varias localidades de la provincia de Sanliurfa, en el sureste del país, fueron expulsados de los colegios electorales sus observadores, con amenazas y golpes.

En Suruç, municipio de la misma provincia, hubo denuncias de que una urna fue llenada con votos falsos.

El jefe de la Comisión Electoral Suprema (YSK), Sadi Güven, ha confirmado la denuncia, al afirmar que se han adoptado "las necesarias medidas administrativas y jurídicas al respecto", según informa la cadena NTV.

El dirigente del CHP, Kemal Kiliçdaroglu, dijo a la prensa que los diputados de su partido estaban intentando resolver los problemas e hizo un llamamiento a todos los funcionarios para actuar con neutralidad.

"No olvidéis que sois empleados del Estado, no empleados de un partido político. Toda sombra que caiga sobre los comicios es un golpe contra la democracia", dijo el socialdemócrata.

Unos 56 millones de ciudadanos eligen hoy, hasta las 17.00 hora local (14.00 GMT) tanto al nuevo presidente como, en una papeleta diferente, a los 600 diputados del hemiciclo, ambos con un mandato de 5 años.