EFENaciones Unidas

España insistió este miércoles ante el Comité de Descolonización de la ONU en su "buena disposición" para sentarse en la mesa con el Reino Unido con el objetivo de recuperar la soberanía de Gibraltar, en un momento de tensión entre Bruselas y Londres por la frontera de Irlanda, que algunos temen que podría afectar al diálogo sobre el Peñón.

"España entiende que las negociaciones que deben llevar a una efectiva descolonización de Gibraltar sólo pueden tener lugar con pleno respeto a la legalidad internacional y en el marco de la doctrina asentada por Naciones Unidas", dijo el embajador español en la ONU, Agustín Santos, en una intervención ante este comité.

Asimismo, reprochó que "lamentablemente, la potencia administradora de Gibraltar (Reino Unido) ha ignorado la doctrina de esta Organización".

"En raras ocasiones, la buena disposición española a la negociación ha encontrado un eco positivo por parte del Reino Unido", subrayó el diplomático español.

Santos, como ya hizo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez en su reciente intervención ante la ONU durante la Asamblea General celebrada el pasado septiembre, puso en valor el "entendimiento bilateral relativo a Gibraltar" alcanzado por España y el Reino Unido el 31 de diciembre de 2020 para sentar las bases de un futuro acuerdo entre Londres y Bruselas.

"El objetivo último de este entendimiento es la creación de una zona de prosperidad compartida", señaló el embajador español antes de advertir de que "nada de lo dispuesto en ese entendimiento, ni ninguna acción o medida tomada en aplicación o como resultado del mismo, implican la modificación en ninguna forma de la posición jurídica de España con respecto a la soberanía y jurisdicción en relación con Gibraltar".

La intervención de Santos ante el Comité de Descolonización de la ONU se produce solo un día después de que el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, asegurara que "por el momento, no hay nada inquietante" en el avance de las negociaciones sobre el Peñón.

Asimismo, se mostró convencido de que los problemas surgidos en la negociación entre Bruselas y Londres sobre la frontera de Irlanda no afectarán al caso de Gibraltar.

"Son dos negociaciones distintas y no debería haber ninguna colisión entre ellas", subrayó Albares antes de apuntar que el Gobierno está preparado "para cualquier eventualidad, pero el plan A es conseguir un acuerdo beneficioso para todos antes de fin de año".

Albares se reunió ayer con los alcaldes de los municipios de la comarca Campo de Gibraltar, limítrofe con la colonia británica, para transmitirles el interés del Gobierno español por que concluyan de manera satisfactoria las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido y que la zona sea una de “prosperidad compartida y desarrollo”.

En este sentido, el embajador español reiteró hoy ante la ONU que "los derechos e intereses de los habitantes del Campo de Gibraltar, que son los principales afectados por los problemas derivados de la colonización en España, serán defendidos por el Gobierno de España en toda negociación que afecte a Gibraltar".