EFEJartum

Al menos nueve personas murieron y 14 resultaron heridas en un ataque de hombres armados desconocidos contra desplazados que protestaban por las condiciones en el campo de Fata Borno, en el norte de la conflictiva región sudanesa de Darfur, informó a Efe un portavoz de los afectados, y las autoridades declararon el estado de emergencia.

El portavoz de la Coordinadora de Refugiados y Desplazados, Mohamed Yehia Abu Bakr, explicó que hombres armados desconocidos a bordo de vehículos y motocicletas atacaron a los habitantes de Fata Borno que pedían una mejora de las condiciones de vida y de seguridad en el campamento.

Abu Bakr afirmó que los atacantes vestían uniforme militar, pero no especificó de qué cuerpo del Ejército o la Policía sudanesa, y agregó que las víctimas pueden aumentar debido a que hay heridos graves.

Por su parte, las autoridades del estado de Darfur Norte declararon este lunes el estado de emergencia, después de lo sucedido y tras las protestas en las localidades de Fata Borno y Kabkabiya.

En un comunicado, el comité de seguridad de la zona dijo que algunos "infiltrados" buscan desestabilizar la situación en Darfur Norte y anunció que varios han sido arrestados, sin especificar el número ni a qué grupo o milicia pertenecen.

Asimismo, las autoridades reforzaron la seguridad en Fata Borno y Kabkabiya, y reconocieron que las demandas de los desplazados son "legítimas", así como las de los campesinos que exigen mayor protección frente a ataques y saqueos de grupos armados.

El secretario general del Gobierno local de Darfur Norte, Mohamed Ibrahim Abdelkarim, dijo a Efe que una delegación oficial se reunió ayer con representantes de los desplazados en Fata Borno.

En el día de hoy "combatientes no identificados atacaron a los desplazados que protestan y causaron muertos y heridos", agregó Abdelkarim sin poder ofrecer aún un recuento oficial de las víctimas.

Este mes también se han producido protestas en la zona central de Darfur por parte de campesinos que piden mayor protección a las autoridades ante el aumento de los ataques armados, saqueos e incluso violaciones de mujeres.

La mayoría de habitantes de Darfur pertenecen a la tribu africana Al Fur y acusan a milicias árabes de atacarles, más de una década después de la rebelión armada de los habitantes no árabes de esta región contra el régimen de Jartum.

En la actualidad, el nuevo Gobierno sudanés, que lidera la transición a la democracia desde el pasado agosto tras el derrocamiento en abril del dictador Omar al Bashir, ultima los detalles de un acuerdo de paz con los grupos rebeldes de Darfur.