EFELisboa

La Eurorregión Galicia-Norte de Portugal pidió hoy que no se exija presentar un test negativo de covid-19 para entrar a Portugal por vía terrestre a los trabajadores transfronterizos que cruzan a diario la Raya.

El Gobierno luso decretó que a partir del 1 de diciembre para entrar en el país por vía aérea, marítima o terrestre será necesario presentar un test negativo, incluso para los vacunados, pero no especificó si afecta también a los transfronterizos y se limitó a decir que haría las "necesarias adaptaciones" a la medida.

Esas adaptaciones todavía no han sido divulgadas.

"Pedimos que una de las adaptaciones a esta petición a todos los que crucen la frontera sea la excepción de los trabajadores transfronterizos", defendió en declaraciones a EFE el subdirector de la Agrupación Europea de Cooperación Territorial de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal, Xosé Lago.

Lago, que recuerda que en esta eurorregión hay identificados más de 12.000 trabajadores transfronterizos, lamentó que vayan a tener "muchos más obstáculos y restricciones al cruzar la frontera".

La medida, dijo, tendrá costes económicos, para pagar las pruebas, y de tiempo, ya que los trabajadores tendrán que desplazarse para hacerse el test y previsiblemente se formarán "colas" en los controles fronterizos.

Por ello, defienden que las personas que tienen su puesto de trabajo al otro lado de la Raya no tengan que pasar los controles o, en el peor de los casos, que se facilite un sistema para que no tengan que someterse a los test tan a menudo y que las pruebas sean gratuitas.

Los trabajadores transfronterizos hispanolusos ya han sufrido restricciones durante la pandemia, con los dos cierres fronterizos decretados entre el 17 de marzo y el 30 de junio de 2020, y el 31 de enero y el 30 de abril de 2021.

En estos períodos sólo permanecieron abiertos algo más de una decena de pasos fronterizos y, aunque los trabajadores transfronterizos tenían autorización para cruzar, eran habituales las colas para pasar los controles.

"Es una pena que una figura que podríamos considerar excepcional, como es el cierre de fronteras, desgraciadamente esté en camino de convertirse en una solución poco menos que habitual para intentar solventar o parar los contagios", lamentan desde la Eurorregión.

La frontera entre Galicia y el norte portugués es la más transitada de toda la Raya y el paso de Tui acumula cerca de una cuarta parte de todo el tráfico fronterizo hispanoluso.

Portugal exige desde este 1 de diciembre un test negativo a todos los que lleguen al país, ya sea por los aeropuertos, por carretera o vía marítima.

Aun así, la Comisión Europea le advirtió hoy que es conveniente seguir las mismas reglas para toda la UE, donde no se piden medidas extra para cruzar las fronteras interiores a los ciudadanos con certificados de vacunación.