EFEPraga/Viena

Eslovaquia celebra este sábado unas importantes elecciones presidenciales que podrían marcar el comienzo de un cambio político en el país, en un ambiente de expectación que podría traducirse en una elevada participación electoral.

A falta de datos oficiales sobre participación a mitad de la jornada electoral, que transcurre entre las 06.00 y las 21.00 GMT, los medios locales barajan estimaciones de agencias de demoscopia que prevén una asistencia a las urnas por encima del 60 %.

Esa cifra estaría por encima del 45 % de media registrado en las últimas tres convocatorias.

El presidente saliente, Andrej Kiska, declaró hoy al depositar su voto que espera que quien le releve en el cargo continúe "la lucha por una Eslovaquia decente y justa", usando el eslogan de un movimiento estudiantil nacido tras el asesinato del periodista de investigación Jan Kuciak en febrero de 2018.

El asesinato de Kuciak, que escribía sobre las relaciones entre el crimen organizado y la alta política, generó una ola de indignación ciudadana y las mayores protestas desde la caída de la dictadura comunista en 1989.

La presión ciudadana forzó la dimisión del entonces jefe de la Policía, del titular del Interior y del primer ministro, Robert Fico, que sigue liderado aún el socialdemócrata SMER, el principal partido del Gobierno.

La muerte de Kuciak abrió el debate público sobre las carencias democráticas del país y la existencia de una red de clientelismo político con vínculos con la delincuencia organizada.

Aunque el presidente no tiene en Eslovaquia grandes poderes ejecutivos, muchos analistas interpretan que en estas elecciones se decidirá entre el continuismo de un sistema dominado durante casi una década por Fico y SMER, o un viento de cambio.

La principal representante de ese propuesta de cambio es la abogada Zuzana Caputová, de 45 años, con un discurso liberal y contra la corrupción, aunque sin apenas experiencia política.

Aunque algunas encuestas le han llegado a dar más del 50 % de los votos, lo que le otorgaría la Presidencia sin necesidad de ir a una segunda vuelta en dos semanas, es poco probable que Caputová lo logre hoy.

Los dos candidatos con más posibilidades para acompañarle en la segunda y decisiva vuelta del 30 de marzo son el experimentado diplomático y político Maros Sefcovic, apoyado por SMER; y el exmagistrado Stefan Harabin, con un discurso populista, prorruso y antiinmigración.