EFEErbil (Irak)

Las fuerzas del Ejército iraquí intentan, por tercer día consecutivo, hacerse con el control total del sector oriental de la ciudad septentrional de Mosul, donde los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) todavía resisten en sus últimos reductos.

El comandante de las fuerzas terrestres iraquíes Riad Yalal Taufiq dijo a Efe que los combatientes del EI han colocado cientos de artefactos explosivos y coches bomba y que la aviación de la coalición internacional, comandada por Estados Unidos, intenta destruirlos antes de que los extremistas puedan usarlos contra las unidades castrenses.

La fuente indicó que parte de las tropas que combaten en el barrio de Al Arabi, uno de los dos últimos barrios del este bajo control yihadista, se unirán en la lucha contra los extremistas en el distrito de Al Rashidiya, que calificó como "el último reducto", situado en el extremo noreste de la urbe.

A pesar de esto, el comandante de las Operaciones Conjuntas, general Abdelamir Yarala aseguró a Efe que las fuerzas iraquíes han retomado por completo el barrio de Al Arabi y han izado la bandera iraquí sobre sus edificios.

No obstante, vecinos de dicho barrio declararon a Efe que aún quedan algunas zonas donde resisten los terroristas, cuyas posiciones están siendo bombardeadas por el Ejército iraquí.

Mohamed Ganm al Bayi señaló a Efe por teléfono que el EI todavía mantiene sitiada la parte norte del barrio de Al Arabi y que las fuerzas iraquíes están bombardeando con misiles y disparos de tanques esa zona, lo que ha causado decenas de muertos y heridos.

Al Bayi detalló que "muchos habitantes están intentando transportar a los heridos" y mostró su deseo de que las fuerzas especiales intervengan para concluir su liberación.

En este contexto, otro vecino, identificado como Amid Mohsen, dijo que varios edificios habían sido totalmente destruidos por los bombardeos y que continúan los enfrentamientos entre las partes.

La fuente explicó que no pueden salir de sus casas: "Todavía escuchamos los combates en el barrio, así como varias explosiones en zonas cercanas".

Se quejó de que no hay agua y ya no les queda "absolutamente nada", debido al cerco, y añadió que espera que la liberación del distrito se complete "lo más rápido posible".

Por otra parte, el analista militar Rabiaa al Yauari manifestó a Efe que la Brigada XVI del Ejército iraquí, que se ubica en el frente norte del sector oriental, "ha fracasado en su estrategia (de liberar los últimos reductos del EI) dada su poca experiencia en combate".

De acuerdo con Al Yauari, "el avance habría sido más rápido si hubieran intervenido las fuerzas antiterroristas" y, aunque "el Ejército tiene más hombres, no cuentan con la misma experiencia".

En este sentido, se pregunta "cómo un barrio tan pequeño como Al Arabi no está liberado, después de tres días de combates".

El comandante de las operaciones militares en la provincia de Nínive, general Nayem al Yaburi, adujo que los yihadistas "resisten con decenas de francotiradores y de suicidas, lo que ralentiza el progreso".

Agregó que esto se suma a que es "una zona residencial", donde los acólitos yihadistas "usan a las familias como escudos humanos".

Por otra parte, el jefe de seguridad de esta región, Mohamed al Bayati, explicó que "los terroristas han perdido todos sus cuarteles" en el sector oriental de la urbe y que "todos los dirigentes huyeron a la ribera occidental del río Tigris, tras la batalla que tuvo lugar en la Universidad de Mosul", recuperada hace una semana.

Indicó que el resto de combatientes que quedan en la zona son, en su mayoría, adolescentes y menores de edad que "han jurado lealtad a la muerte".

En este sentido, detalló que "la mayoría ha huido" y que los radicales que quedan "no tienen combustible, por lo que han reducido sus movimientos al uso de motocicletas".

De hecho, el Ejército ha encontrado un gran número de vehículos abandonados sin combustible.

Otra muestra de la precariedad de estos últimos combatientes es que se han hallado lanzaderas de mortero, que habían sido transportadas con carretillas, en varias calles del barrio de Al Arabi, de acuerdo con Al Bayati.

Por otro lado, en el distrito de Al Rashidiya, contiguo a Al Arabi, el EI ha decomisado los vehículos de los vecinos con el fin de hacer barricadas y así evitar el avance de las tropas, explicó a Efe un habitante del barrio, que se identificó como Omar Yunes.

Desde el inicio de la ofensiva el pasado 17 de octubre, las fuerzas iraquíes han conseguido arrebatar a los yihadistas gran parte de los territorios que ocuparon en toda Nínive en verano de 2014.

Yáser Yunes