EFEViena

Los ministros de Exteriores de Grecia y Macedonia mantuvieron hoy en Viena una reunión "positiva" sobre el conflicto por la denominación de esta antigua república yugoslava, afirmó el mediador de la ONU Matthew Nimetz.

"Tengo una sensación muy positiva, ambos ministros están orientados hacia una relación mutua a largo plazo y a favor de una región estable", dijo Nimetz en una breve declaración a la televisión pública ORF.

El encuentro del jefe de la diplomacia griega, Nikos Kotziás, y su homólogo de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), Nikola Dimitrov, bajo la mediación de Nimetz, tuvo lugar este viernes a puerta cerrada en el ministerio austríaco de Exteriores.

"Hemos establecido un plan conjunto de futuro, para dejar en claro que la solución de esta complicada cuestión, la cuestión del nombre y todo lo que conlleva, no sea solo una solución a un asunto del pasado", declaró Kotzias a la citada emisora.

Aunque sin citar a nadie en concreto, la ORF afirmó que todo apunta a que "por fin parece divisarse una solución para ambos estados" en este conflicto, y que "en un futuro" la ARYM "podría llamarse República Macedonia del Norte".

Ambos ministros tienen previsto reunirse la próxima semana con la oposición en sus respectivos países, para explicar los pasos dados y evitar protestas como las habidas tras otros encuentros anteriores, según la ORF.

Desde que la ARYM proclamó su independencia en 1991, Grecia rechaza que use su nombre constitucional, República de Macedonia, con el argumento de que esa denominación forma parte de la herencia cultural helena y por temor a que el país vecino pueda plantear reclamaciones territoriales en su septentrional región homónima.

Atenas bloquea desde 2008 la adhesión del país vecino a la OTAN y la Unión Europea bajo el nombre de República de Macedonia, y el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, urgió en enero a solucionar este conflicto porque, dijo, "no hay un plan B" para el ingreso de Skopje.